fbpx

Albóndigas en salsa de tomate

Acabo de terminar Los Soprano. Este es mi homenaje salado a uno de los iconos de la televisión.

Acabo de terminar Los Soprano, la aclamada serie de 1999 creada por David Chase para HBO. Lo sé, voy con unos 20 años de retraso, pero todo llega cuando tiene que llegar. Hoy puedo afirmar que Tony Soprano encabeza mi lista de amados villanos cotidianos. También quiero rectificar lo de que nadie come tanto y tan bien como Brad Pitt. James Gandolfini se lleva la palma, como actor y como glotón. Qué tipo. Da gusto verle ir a terapia y llenarse el gaznate. Estas albóndigas en salsa de tomate, meatballs, italian, american style, van por ti. Donde quiera que estés, Señor Gandolfini, eres muy grande.

Albóndigas en salsa de tomate meatballs tomato sauce Los Soprano Food Receta de La Carañola
Ruth-Cabeza-Carañola

Me flipa que estés aquí tanto como bailar en sueños con Patrick Swayze. Ajá, de ti sé que te gustan los dulces. Tú vas viendo que yo soy un poco freaky.
Si quieres saber más, pincha: ¡ole!

Soy vasca, en la tierra que me vio nacer no cocinar es un poltergeist digno de estudio. El País Vasco es cuna de grandísimos chefs. No me estoy comparando, ni mucho menos, pero si creías que lo mío son solo los postres es porque me estaba guardando este (y algún que otro futuro) as bajo la manga. Aunque por aquí ya tienen mi TORTILLA DE PATATAS española y este PAN DE SANDWICH que buenas meriendas nos da. Tampoco se me olvida que en algún momento debo compartir mi Paella Dominguera. Cada vez que la subo a mis historias me la piden. Se te va la olla.

RUTH DISECCIONA LA RECETA DE ALBÓNDIGAS EN SALSA DE TOMATE

SABOR: espectacular, lleno de matices. Una buena carne de vacuno, bien sazonada y especiada, con ciertas sorpresas entre sus ingredientes que marcan la diferencia con otras albóndigas. La salsa es brutal, el toque de pesto y parmesano la elevan al cielo que habita mi amado Gandolfini.

TEXTURA: jugosísimas por dentro, con partes ligeramente tostadas y crujientes por fuera y una salsa untuosa en la que no vas a poder parar de mojar pan.

DIFICULTAD: más fácil que enamorarte de Tony Soprano y que se te pegue su acento italianini adorable.

CURIOSIDADES: existe un libro de cocina de Los Soprano, con recetas supuestamente recopiladas por Artie Bucco, chef y amigo de la infancia de Tony. Es considerado el mejor recetario derivado de un programa de televisión.

Estamos acostumbrados a que el mundo del cine y la televisión den un papel relevante a la comida. Pero no se me ocurre una serie que haya cuidado, girado en torno e implicado propiamente a la gastronomía en sus tramas más intensamente que Los Soprano. La última escena de la serie, con la familia comiéndose unos aros de cebolla en un restaurante, es el ejemplo perfecto de que lo hicieron hasta el último momento.

GALERÍA BRICOMANÍA PARA HACER ALBÓNDIGAS EN SALSA DE TOMATE

Cómo no recordar a Tony Soprano, protagonista máximo de esta ficción y de mi corazón, atracando la nevera de su casa en New Jersey con su albornoz blanco mil y una veces a lo largo de los 86 episodios de las 6 temporadas. Merece la alegría verla, principalmente por la brillantez de su elenco, por sus afilados guiones y, sin duda, por el desfile constante de manjares italianos. CONSEJO: no veas esta serie con hambre. Esos zitis al horno y pollos cacciatore de Carmela, su mujer, maravillosa Edie Falco en ese personaje y cada una de las reuniones entre capos y familiares, regadas de comilonas, vino y cannoli. Exuberancia gastronómica es el concepto.

EL TRUCO DEL ALMENDRUCO
PARA HACER ALBÓNDIGAS EN SALSA DE TOMATE

Me mola un huevo porcionar las albóndigas con una cuchara heladera mediana. Si puedes hacerlo así, te van a salir mucho más rápido y de un tamaño similar más fácilmente.

Un buen truco para que no se peguen a la sartén, como con otros alimentos, es calentar bien la sartén sin nada, después añadir el aceite y después las albóndigas. Hay que darles la vuelta cuando ya veamos que se han dorado por ese lado. Si tratamos de dar la vuelta a los alimentos antes de que estén sellados, es más probable que se peguen y, en el caso de las albóndigas, que se desbaraten.

Yo suelo hacer esta cantidad de albóndigas y congelo la mitad para otra vez. Son fáciles de hacer, pero es verdad que como llevan un ratito, aprovecho y hago una buena cantidad para que me sirvan para varios días.

Hazme caso, no escatimes con la salsa. Más vale que sobre a que falte. Te lo aseguro. Es la bomba. Te la podrías comer sola a cucharadas. Y no te saltes el “chup-chup” final, es lo que hará que los sabores se integren y potencien y que la salsa tome cuerpo. No hay nada peor que unas albóndigas con una salsa líquida y desabrida.

Albóndigas en salsa de tomate meatballs tomato sauce Los Soprano Food Receta La Carañola

Por no hablar del complejo carácter y las fragilidades de Tony, jefe de la mafia en Nueva Jersey, reflejados constantemente en su relación con la comida, compulsiva y descontrolada en muchas ocasiones. Siempre proclamé mi Amor por Brad Pitt, su inigualable y copiosa forma de comer en el Séptimo Arte y siempre tendrá un lugar en mi corazón. Pero debo retractarme y coronar al nuevo rey: James Gandolfini. Querido maestro del tenedor y la actuación, fuiste y siempre serás, UN GRANDE. Estas albóndigas en salsa, inspiración de las italian meatballs, son mi salado homenaje para ti.

ALBÓNDIGAS en SALSA de TOMATE | The Sopranos italian american meatballs | La Carañola #Shorts
Albóndigas en salsa de tomate parmesano pesto meatballs tomato sauce Los Soprano Food Receta de La Carañola

Albóndigas en salsa de tomate

Yield: Unas 30 albóndigas
Prep Time: 20 minutes
Cook Time: 1 hour 30 minutes
Total Time: 1 hour 50 minutes

Estas albóndigas en salsa de tomate al toque de parmesano y albahaca son mi homenaje a Los Soprano y mi querido James Gandolfini.

Ingredients

PARA LAS ALBÓNDIGAS

  • 1 kg buena carne de vacuno molida
  • 3 dientes de ajo picados
  • 2 cdtas sal
  • 1 cdta ajo en polvo
  • 1 cdta cebolla en polvo
  • 1 cdta pimienta negra en polvo
  • 2 huevos
  • 1/4 tz perejil picado
  • 4 rebanadas pan de molde o de barra blanco remojadas en leche
  • 1/4 taza queso pecorino o parmesano rallado

PARA LA SALSA

  • 1 cebolla blanca mediana picada
  • 3 dientes de ajo picados
  • 3 cdas de aceite de oliva virgen extra
  • 4 cdas de mantequilla con o sin sal
  • 800 g (1 lata grande) tomate natural triturado
  • 750 g (3 tzs) tomate frito
  • 750 ml (3 tzs) caldo de pollo o agua
  • 2 cdtas sal
  • 1 cdta ajo en polvo
  • 1 cdta cebolla en polvo
  • 1 cdta pimienta negra en polvo
  • 2 cdas pesto de albahaca
  • Un trozo de corteza de queso pecorino o parmesano

Instructions

PARA LAS ALBÓNDIGAS

  1. Prepara todos los ingredientes para las albóndigas. Presta atención a que el perejil esté cortado pequeñito y que el pan esté muy bien remojado en la leche. Cuando lo vayas a añadir a la mezcla, escurre el exceso de leche y si queda algún trozo duro de corteza, retíralo.
  2. En un bol grande mezcla con tus manos, siempre muy limpias, todos los ingredientes para las albóndigas. Asegúrate de que todo quede muy bien combinado.
  3. Forma y compacta bolas con esta mezcla y ve colocándolas en una bandeja par luego llevarlas a la sartén cómodamente. A mi me gusta usar una cuchara heladera mediana para que todas me salgan del mismo tamaño. Si lo haces al peso son unos 55 g. La cosa es que sean todas similares y medianas. Muy grandes no molan y pequeñas suelen quedar más secas. El tamaño que te digo es el idea.
  4. Fríelas en una sartén bien caliente con aceite de oliva virgen extra. Deja que se doren bien por un lado antes de ir dándoles la vuelta. Hazlo con cuidado, pero también con confianza para que no se rompan, sobre todo si tu sartén suele pegarse. También podrías hornearlas unos 20 minutos a 220°C dándoles la vuelta a la mitad del proceso. Queremos marcar bien el exterior, no que se cocinen por completo por dentro. Resérvalas mientras haces la salsa.

PARA LA SALSA

  1. Pon 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra y 2 de mantequilla en una olla amplia y caliente. Sofríe la cebolla y el ajo hasta que estén suaves y doraditos.
  2. Añade el tomate triturado natural, el tomate frito y el caldo de pollo. También el trozo de corteza de queso (que puedes sacar de la olla al final y que aportará sabor), el pesto de albahaca, la sal y las especias y dos cucharada más de mantequilla. Deja que todo hierva suavecito a fuego bajo durante unos 40 minutos. Queremos que tome cuerpo y reduzca su volumen por lo menos un tercio.

EL REMATE FINAL

  1. Cuando la salsa esté más espesa, añade las albóndigas y deja que todo haga "chup-chup" suave durante otros 20-30 minutos. Si quieres que la salsa sea muy fina, tritúrala con una batidora de inmersión antes de añadir las albóndigas.
  2. Puedes comerlas así solas, con bien de pan para mojar, por favor. También puedes acompañarlas con una ensalada, con cualquier tipo de pasta, puré de patata, con gnocchi/ñoquis... Buah, es que están buenas con todo.
  3. Consérvalas hasta una semana en un envase hermético en la nevera.

Notes

  1. Un buen truco para que no se peguen a la sartén, como con otros alimentos, es calentar bien la sartén sin nada, después añadir el aceite y después las albóndigas. Hay que darles la vuelta cuando ya veamos que se han dorado por ese lado. Si tratamos de dar la vuelta a los alimentos antes de que estén sellados, es más probable que se peguen y, en el caso de las albóndigas, que se desbaraten.
  2. Yo suelo hacer esta cantidad de albóndigas y congelo la mitad para otra vez. Son fáciles de hacer, pero es verdad que como llevan un ratito, aprovecho y hago una buena cantidad para que me sirvan para varios días.
  3. Hazme caso, no escatimes con la salsa. Más vale que sobre a que falte. Te lo aseguro. Es la bomba. Te la podrías comer sola a cucharadas.
  4. No te saltes el "chup-chup" final, es lo que hará que los sabores se integren y potencien y que la salsa tome cuerpo. No hay nada peor que unas albóndigas con una salsa líquida y desabrida.

Si haces esta delicia etiquétame @La_Caranola en Instagram y/o utiliza el hastag #LaCarañola

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Skip to Recipe