fbpx

Cupcakes de vainilla

¡Cupcakes de vainilla que son una maravilla! Sin haberlo planeado me ha salido un pareado.

Con esta receta y pasión
alegrarás cualquier corazón.
Cupcakes de vainilla
para toda la familia.

Ya. Tenía que hacerlo.
Me pueden la poética y el frikismo, disculpen.

Ruth-Cabeza-Carañola

Me flipa que estés aquí tanto como bailar en sueños con Patrick Swayze. Ajá, de ti sé que te gustan los dulces. Tú vas viendo que yo soy un poco freaky.
Si quieres saber más, pincha: ¡ole!

Hay ciertos básicos que hay que tener siempre a mano en la vida: un vestido negro en el armario y unos tacones ídem para un evento sorpresa, Sex & The City para cualquier impasse emocional, a Andreu y a Berto listos en tu plataforma de podcast de confianza para simplemente ser más feliz y un puñado de recetas con las que siempre vas a triunfar, entre las que se encuentran, sin lugar a dudas, estos pequeños e infalibles cupcakes de vainilla.

Para mi las recetas que no pueden faltar en tu “fondo de cocina” son: un EL BROWNIE PERFECTO, unas GALLETAS CON CHISPAS DE CHOCOLATE increíbles, el mejor BIZCOCHO DE LIMÓN del mundo mundial, un exquisito PASTEL DE ZANAHORIA y estos CUPCAKES DE CHOCOLATE, que son el alter ego de los que hoy nos acontecen. ¿Que por qué son tan importantes estos de vainilla? Porque son la base sobre la que crear otros sabores. Aunque ya te digo que en sí mismos son una (ahora es cuando me gustaría estar en una peli de Tarantino para blasfemar positivamente sin pudor ni censura) maravilla.

RUTH DISECCIONA LA RECETA DE CUPCAKES DE VAINILLA

SABOR: suave y sugerente, sutilmente avainillado.

TEXTURA: esponjosa, jugosa, delicada.

DIFICULTAD: todo en un bowl y a mano, qué más te puedo decir.

CURIOSIDADES: estos bizcochitos nacen en el siglo XIX, antes de que surgieran los moldes especiales para cupcakes. Solían hacerse en tazas o ramequines, de ahí el significado de su nombre en inglés: cup-taza y cake-pastel. También eran llamados así por la forma de medir los ingredientes, con tazas.

Así solitos son un bocado delicioso, pero qué sería un cupcake sin su copetito. Exacto, sería una magdalena plana. Sinceramente, de toda la vida de Dios, al menos en España, hemos comido magdalenas por un tubo, como si no hubiera un mañana, como si las fueran a prohibir. La clásica magdalena con su montaña bien reventona arriba. Madre mía, eso es gloria bendita. Siempre me acordaré de las que compraba mi abuela Nati en el mercado de al lado de su casa en Valladolid. Creo que era el único dulce junto con el turrón que no hacía ella misma sino que lo compraba. Así serían las magdalenas de esa panadera.

GALERÍA BRICOMANÍA PARA HACER CUPCAKES DE VAINILLA

En fin, vuelta al trigo Macarena. La diferencia básica entre la clásica magdalena y el moderno cupcake es que este último debe tener una superficie poco abultada para ser decorado requetebonitamente con un frosting que combine con el sabor elegido. Por otra parte, a la viejuna magdalenita le bastan su tierna protuberancia y su desnudez para deleitarnos.

Y digo que esta receta de cupcake es básica, o al menos la primera que debes dominar, porque a partir de ella puedes ir flipándotelo y tunearla. Por ejemplo, estos que ves por aquí están cubiertos con mi FROSTING DE QUESO CREMA infalible, que le va a las mil maravillas y equilibra perfectamente el, para nada exagerado, dulzor de estos pastelitos. Sin embargo, una facilísima y deliciosa BUTTERCREAM CLÁSICA DE VAINILLA les va fenomenal y potenciaría la dulzura, esta exxxxquisita BUTTERCREAM DE MERENGUE SUIZO los haría súper elegantes y, además, se puede saborizar de muchas formas. Ojo, con este FROSTING DE CHOCOLATE sería una combinación brutal. Ya paro, ya paro… ¡Jijijiji!

EL TRUCO DEL ALMENDRUCO
PARA HACER CUPCAKES DE VAINILLA

Como para muchas otras recetas en repostería es mejor trabajar con los ingredientes a temperatura ambiente. De esta forma todo se integrará mejor y la masa resultante será aterciopelada y homogénea.

Me encanta dosificar la masa con una cuchara heladera mediana. Es la medida ideal para los 12 capacillos que rinde la receta. Si no tienes una cuchara así utiliza dos cucharas soperas, toma una cucharada grande con una y con la otra arrastra la masa a la cápsula de papel.

Puedes conservarlos a temperatura ambiente en un recipiente hermético si aun no los has cubierto. Una vez que los decores con la crema que elijas debes guardarlos en la nevera para mantener la cobertura en perfectas condiciones de sabor y textura.

Si no tienes aceite o no tienes mantequilla puede sustituir cualquiera de los dos por el otro en la receta. A mi me gusta combinarlos. La mantequilla aporta sabor y el aceite los mantiene esponjosos y jugosos.

Por otra parte, no solo con la crema con lo que los decores, sino con el toque que le des a la propia masa del cupcake también puedes customizarlos. Prueba con las especias que más te gusten: canela, cardamomo, clavo; incorporando ralladura de diferentes cítricos; esencia de café o un toque del licor que prefieras; o añadiendo trocitos de chocolate o frutas. Vaya, ahí tienes ideas como para hacer cupcakes todo un año y no repetir.

Versión vegana:
Sustituye la mantequilla por aceite vegetal o por tu margarina vegana favorita y la leche por la bebida vegetal que prefieras.


Versión sin gluten:
Sustuye la harina de trigo por harina sin gluten. Puede ser de las de supermercado, que ya vienen preparadas, o una combinación de 60% de harinas proteicas (arroz integral, maíz, trigo sarraceno, almendra, quinoa, plátano macho, coco…) y 40% almidones (arroz blanco, almidón de maíz, fécula de patata, yuca…).

Sin más dila(ta)ción, les dejo con la video-receta que atestigua mi Amor por los cupcakes, John Travolta, la jota leonesa y sus deidades del humor, Martes y Trece.

CUPCAKES DE VAINILLA | Que son una maravilla | La Carañola
Cupcakes de vainilla

Cupcakes de vainilla

Yield: 12 cupcakes
Prep Time: 10 minutes
Cook Time: 20 minutes
Total Time: 30 minutes
¡Cupcakes de vainilla que son una maravilla! Sin haberlo planeado me ha salido un pareado.

Ingredients

  • 125g, 3/4 tz + 1 cda, harina
  • 125g, 1/2 tz, azúcar
  • 1 y 1/2 cdta polvo hornear
  • 1/4 cdta bicarbonato
  • 1/4 cdta sal
  • 75g, 1/3 tz, mantequilla
  • 50ml, 1/4 tz, aceite vegetal
  • 2 huevos
  • 1 y 1/2 cdas leche
  • 1/2 cdta vainilla

Instructions

    1. Precalienta el horno a 170°C.
    2. Tamiza en un bowl la harina, el azúcar, el polvo de hornear y el bicarbonato. Combínalo con unas varillas de mano para que quede homogéneo.
    3. Añade la mantequilla a temperatura ambiente, los huevos y el aceite vegetal y mezcla muy bien, 1 min.
    4. Incorpora la vainilla y la leche.
    5. Prepara una bandeja para cupcakes con sus 12 capacillos de papel y reparte la mezcla entre ellos.
    6. Hornea entre 20 y 22 minutos. Deben dorarse, pero no en exceso. Comprueba con un palillo en el centro y si sale seco están listos.
    7. Deja que enfríen completamente en una rejilla. Puedes conservarlos en un recipiente cerrado a temperatura ambiente o en la nevera.
    8. Decora con tu crema favorita. Por ejemplo, este Frosting de Queso Crema, que puedes encontrar entre mis recetas. ¡El favorito de Jon Snow! Una vez cubiertos guárdalos en la nevera para mantener la firmeza y frescura del copetito.

Notes

Versión vegana:

Sustituye la mantequilla por aceite vegetal o por tu margarina vegana favorita y la leche por la bebida vegetal que prefieras.

Versión sin gluten:

Sustuye la harina de trigo por harina sin gluten. Puede ser de las de supermercado, que ya vienen preparadas, o una combinación de 60% de harinas proteicas (arroz integral, maíz, trigo sarraceno, almendra, quinoa, plátano macho, coco...) y 40% almidones (arroz blanco, almidón de maíz, fécula de patata, yuca...).

Si haces esta delicia etiquétame @La_Caranola en Instagram y/o utiliza el hastag #LaCarañola

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Skip to Recipe