fbpx

Fresas Maceradas

El postre más fácil, rico y versátil del mundo. Estas fresas maceradas me transportan a mi infancia en 3, 2, 1… ¡Boom!

Según la Larousse Gastronomique, la Biblia culinaria, la maceración es una técnica que consiste en remojar alimentos en un líquido para conservarlos o que se impregnen de su perfume. Las que hoy nos reúnen son las fresas maceradas, pero puedes hacer esta receta con otras frutas, como veremos más rápido de lo que Doc grita: ¡Marty!

Ruth-Cabeza-Carañola

Me flipa que estés aquí tanto como bailar en sueños con Patrick Swayze. Ajá, de ti sé que te gustan los dulces. Tú vas viendo que yo soy un poco freaky.
Si quieres saber más, pincha: ¡ole!

Este es el postre de mi niñez. Verano. Pueblo. Calorcito. Ganas de siesta. Pero antes… Recuerdo a mi abuela y a mi madre servirlas en unos tazoncitos de cristal verde después de comer. Recuerdo que los primos nos peleábamos por sorber directamente de la fuente donde las habían preparado el líquido resultante de la mezcla. Las fresas eran lo más, pero recuerdo que ese liquidillo, ese sirope de los dioses, nos parecía un invento inexplicable.

RUTH DISECCIONA LA RECETA DE FRESAS MACERADAS

SABOR: explosivo, intenso. Precisamente el objetivo y resultado de esta receta es la elevación al máximo del gusto de esta fruta.

TEXTURA: las fresas se suavizan, pero no pierden su cuerpo y el sirope que de forma natural se genera, es exquisito y muy versátil en sí mismo.

DIFICULTAD: ejjjj queeee no puede ser más fácil.

CURIOSIDADES: muchas bebidas alcohólicas se elaboran por un proceso similar, dejando frutas reposar, macerar, sumergidas en diferentes licores o aguardientes. Otro día entramos aquí…

Más tarde entendería su sencillez como la de los otros platos más simples y básicos de mi vida, de nuestras vidas. Como la tortilla de patata, como una ensaladilla rusa, en España. Una arepa en Venezuela. Unos tacos mexicanos. Muy pocos ingredientes. El Amor y la buena mano, marcan la diferencia.

GALERÍA BRICOMANÍA PARA HACER FRESAS MACERADAS

ESTOS SON LOS FUNDAMENTOS DE ESTA SENCILLÍSIMA TÉCNICA:

Líquidos que podemos utilizar: ácidos: cualquier tipo de vinagre; cítricos: limón, lima, naranja, mandarina; alcoholes: vino tinto, champagne, ron, kirsch, licor de naranja; o una combinación de los anteriores.

El azúcar hará que suelten su propio jugo, ¡que es el suculento quid de esta deliciosa cuestión! Blanco, moreno, impalpable, sirope de agave, de arce o miel. La abuela siempre le echaba blanco, así que yo: ídem.

Podemos darle un toque con hierbas o especias como menta, vainilla, anís o canela. Extras, a tu gusto. Experimenta y vencerás.

Proporción: 1 cucharada de vinagre y ½ cucharada de azúcar x cada 100 g de fresas.

EL TRUCO DEL ALMENDRUCO
PARA HACER FRESAS MACERADAS

Más que un truco para hacerlas, estos trucos son para gozártelas. Puedes acompañar con ellas crepes, tortitas, parfaits, trifles, bizcochos, tartaletas, sándwiches, comerlas con mascarpone, con nata montada, crema pastelera, yogurt, helado, chocolate, frutos secos, cereales o granola.

También puedes escurrir el líquido y reducirlo a fuego medio para hacer un sirope que puedes emplear como salsa en otros postres. Por cierto, vas a flipar si las añades en ensaladas. Me encantan en una caprese o con rúcula, aguacate y nueces.

Pero sí, sí, sí, este truco es TOP. Puedes hacer esta elaboración con otras frutas como manzanas, melocotones, cerezas, arándanos, melón, moras…

En el siguiente video utilizo estas fresitas para acompañar una panna cotta. Aquí verás el procedimiento y, como te diré hasta la saciedad, juega y disfruta experimentando. Mola mogollón. Pues ahora imagina a Brad comiéndose un bowl bien lleno. Eso sí que mola…

PANNA COTTA CON FRESAS MACERADAS | Postre Sin Horno | La Carañola
Fresas Maceradas

Fresas Maceradas

Yield: Unas 6 raciones
Prep Time: 10 minutes
Additional Time: 2 hours
Total Time: 2 hours 10 minutes

El postre más fácil, rico y versátil del mundo. Mi infancia en 3, 2, 1… ¡Boom!

Ingredients

  • 400 g fresas (limpias, sin rabito)
  • 4 cdas vinagre balsámico
  • 2 cdas soperas azúcar

Instructions

  1. Corta las fresas en trocitos. A mí me gustan como de 1 centímetro. Ponlas en un bol con el vinagre y el azúcar. Remueve y tapa.
  2. Déjalas en la nevera 2 horas. Puedes removerlas de vez en cuando. A mí me gusta toda la noche (chinazo, yeah). Cuanto más tiempo, más dulce e intenso será su sabor y más jugo soltarán. Se conservan perfectamente varios días.

Notes

Líquidos que podemos utilizar: ácidos: cualquier tipo de vinagre; cítricos: limón, lima, naranja, mandarina; alcoholes: vino tinto, champagne, ron, kirsch, licor de naranja; o una combinación de los anteriores.

El azúcar hará que suelten su propio jugo, ¡que es el suculento quid de esta deliciosa cuestión! Blanco, moreno, impalpable, sirope de agave, de arce o miel. La abuela siempre le echaba blanco, así que yo: ídem.

Podemos darle un toque con hierbas o especias como menta, vainilla, anís o canela. Extras, a tu gusto. Experimenta y vencerás.

Proporción: 1 cucharada de vinagre y ½ cucharada de azúcar x cada 100 g de fresas.

Si haces esta delicia etiquétame @La_Caranola en Instagram y/o utiliza el hastag #LaCarañola

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Skip to Recipe