fbpx

Galletas con Chispas de Chocolate

COOKIEÑOLAS, las cookies infalibles de La Carañola. Me podría ganar la vida escribiendo slogans publicitarios. Lo veo.

Nací en los años 80. En aquella época el postre más común era el flan o el arroz con leche. De las Cookies, las Galletas con Chispas de Chocolate de toda la vida, no escuché hablar hasta entrados mis 20, más o menos cuando dejé de usar aparato y empecé a peinarme. Eso sí, fue probarlas y buscar irremediablemente mi receta perfecta. Sin lugar a dudas te digo que la encontré, que es esta. Estoy más segura de ello que Travolta entrando en la pista de baile. Vivan la laca, los radiocassettes y las Cookieñolas con un buen vaso de leche.

Galletas Cookies con Chispas Chips de Chocolate las mejores Receta de La Carañola
Ruth-Cabeza-Carañola

Me flipa que estés aquí tanto como bailar en sueños con Patrick Swayze. Ajá, de ti sé que te gustan los dulces. Tú vas viendo que yo soy un poco freaky.
Si quieres saber más, pincha: ¡ole!

Alucina vecina que fue una norteamericana tocaya mía, Ruth Wakefield, quien inventó la receta de pura casualidad. En 1930 Ruth y su marido tenían un hostal-restaurante de carretera. Se hizo muy popular porque servían comida para llevar en el viaje y galletas de postre. Ruth seguía una antigua receta de la época colonial, pero un día olvidó el chocolate en polvo y los frutos secos, ingredientes básicos en dicha receta, y los sustituyó por trozos de chocolate pensando que se derretirían durante el horneado. EUREKA. Los trocitos mantuvieron su forma y las galletas salieron más jugosas. El restaurante empezó a petarlo máximamente gracias a ellas, un periódico de Boston le pidió publicar la receta, que lo petó más todavía y Ruth terminó escribiendo su propio libro de cocina. Vivan las Ruths y los errores.

RUTH DISECCIONA LA RECETA DE LAS GALLETAS CON CHISPAS DE CHOCOLATE

SABOR: me cuesta pone en palabras esta maravilla… Un fondo lácteo delicioso gracias a la mantequilla y a la leche en polvo, un toque de sutil caramelo por la justa medida del azúcar moreno, el punto ideal de vainilla y sal, y chocolate, chocolate de mis entretelas como guinda final y principal.

TEXTURA: ufff, ¿puede ser la textura mejor que el sabor? No sé cuál es más sorprendente. Crujientes por los bordes, jugosas en el centro. El chocolate se funde en perfecto equilibrio. No puedes perdértelas.

DIFICULTAD: más fácil que hacerle ropa a Tarzán.

CURIOSIDADES: las hay para todos los gustos, sabores y tamaños. Veganas, sin gluten o azúcar, a la sartén, al microondas. Y aquí, en este preciso momento, declaro que iremos haciendo todas y cada una de ellas. Ole.

Ésta forma parte de mis recetas más preciadas. Cuando vendía mis dulces confieso que me daba cosita compartirlas… No sé muy bien por qué nos pasa. Al final lo que se da, se recibe y solo genera buen rollo y Amor. Y siempre he pensado, como mi adorado Ferrán Adrià, que la mano de cada uno es el ingrediente diferenciador. Él no lo decía así, pero ya me entiendes. Que hay tantas recetas como cocineros, vaya. Así que un día decidí compartirlas y poner mi granito de arena para que el mundo sonría más. Mis otros retoños más preciados son EL BROWNIE PERFECTO, este PASTEL DE ZANAHORIA, este PASTEL DE VAINILLA, mi BUTTERCREAM DE MERENGUE SUIZO y mi BIZCOCHO DE LIMÓN. Son el fondo de armario pastelero ideal.

GALERÍA BRICOMANÍA PARA HACER GALLETAS CON CHISPAS DE CHOCOLATE

Buah, recuerdo que cuando empezaba a salir con Mr. X, antes comenzar a vender mis dulces. Me curraba unas cenas increíbles. Jajajaja. Madre mía, lo que comió ese hombre en nuestros inicios. Ahora también, pero entonces era superlativo. Como él. No se merecía menos y yo llevé al máximo exponente lo de mimar a través de la comida. El caso es que fue en esta época en que me volví loca hasta crear las Cookieñolas perfectas, como las llamamos él y yo desde el principio, y el Sr. Brownie, el mismo que tienen AQUÍ en la web. Recuerdo que él siempre decía: ¿tú eres consciente de cómo sabe esto? y ¿te das cuenta de que aquí hay un negocio? Y yo me partía de risa y me derretía de la felicidad, CLARO.

EL TRUCO DEL ALMENDRUCO
PARA HACER GALLETAS CON CHISPAS DE CHOCOLATE

Lo principal, como siempre, es que utilices ingredientes de la mejor calidad que encuentres. Son pocos, así que marca la diferencia. Por ejemplo, mantequilla-mantequilla, margarinas vegetales NO, es pecatus mortalis. Nunca tendrán el mismo sabor ni textura. También es fundamental que todos los ingredientes estén a temperatura ambiente cuando vayas a elaborar la receta.

Un paso fundamental en esta receta es llevarlas al congelador ya hechas bolitas toda la noche. El sabor se desarrolla de una manera considerable. Puedes tenerlas congeladas hasta 2 meses en una bolsita hermética y hornearlas cuando se te antoje. Tener galletas siempre listas para llevar al horno hará tu vida más feliz y te saldrán amigos de debajo de las piedras.

Mi manera favorita de formarlas es con una cuchara heladera. Las del vídeo están hechas con una mediana de 5cm de diámetro, pero una pequeña de 4cm funciona genial también. En la receta verás los tiempos de horneado de cada tamaño. Las pongo todas en una bandeja, las congelo y luego las paso a una bolsa hermética y al congelador de nuevo. Directas a la bandeja cuando el horno ya está precalentado y p´adentro.

Puedes usar chispas de chocolate oscuro (o con leche, aunque me gusta más el oscuro entre el 50 y el 70% de cacao) en forma de gota o una combinación de chocolate de tableta para trocear. A mí me gusta más este último porque los trozos son irregulares y se funden. La leche en polvo es EL INGREDIENTE SECRETO, puede ser desgrasada o sino entera, la que encuentres.

Galletas Cookies con Chispas Chips de Chocolate Receta de La Carañola Close Up

Joder, perdona que me ponga malhablada, tienes que hacerlas. Es que son demasiado increíbles. Siempre que las llevo a una casa se me echan a los brazos de puro Amor. Creo que por eso estoy enganchada a la cocina. No hay nada más bonito que cuidar a los demás y tratar de hacerlos felices. Esta es mi manera. Te invito a probarla. Mola un huevo. Te quiero. Agur, Ben-Hur.

GALLETAS CON CHISPAS DE CHOCOLATE | Cookieñolas | La Carañola #Shorts
Galletas Cookies con Chispas Chips de Chocolate las mejores Receta La Carañola

Galletas con Chispas de Chocolate

Yield: 24 medianas
Prep Time: 15 minutes
Cook Time: 13 minutes
Additional Time: 5 minutes
Total Time: 33 minutes

COOKIEÑOLAS, las cookies infalibles de La Carañola. Podría vivir haciendo slogans publicitarios y comiendo galletas con chispas de chocolate. Lo veo.

Ingredients

  • 120g, 1/2 tz, azúcar blanco
  • 130g, 3/4 tz, azúcar moreno
  • 225g, 1 tz menos 1 cda, mantequilla con o sin sal
  • 2 cdtas vainilla
  • 1 cda leche
  • 1 huevo L
  • 260g, 1 y 3/4 tzs, harina de trigo todo uso
  • 2 cdas leche en polvo
  • 1 cdta sal
  • 1/2 cdta polvo de hornear
  • 1/2 cdta bicarbonato
  • 250g chocolate oscuro, de entre el 50 y el 70% de cacao

Instructions

    1. Antes que nada asegúrate de que todos los ingredientes estén a temperatura ambiente.
    2. En un bol grande con unas varillas manuales o eléctricas o en una batidora o robot de cocina, pon la mantequilla, con o sin sal, a temperatura ambiente (me repito más que el ajo) y los dos tipos de azúcar. Bate como si no hubiera un mañana hasta que se esponje, airee y blanquee la mezcla. Unos 5 minutos. Rebaña el bol con una espátula a mitad del proceso para asegurarte de que todo está bien incorporado. A mano te llevará algo más de tiempo, claro, pero se puede.
    3. Añade la vainilla, la leche y el huevo, ¿cómo?, a temperatura ambiente. Yeah. Y bate de nuevo a tope uno o dos minutos más. Rebaña y verifica que el fondo también está integrado.
    4. En otro bol mediano tamiza juntos la harina, la leche en polvo, la sal, el polvo de hornear y el bicarbonato y combínalos para que la mezcla sea homogénea. Añádelo al bol principal y mezcla lo mínimo-mínimo para que no haya harina seca.
    5. Trocea el chocolate en pedazos irregulares, no muy pequeños y, este es uno de mis trucos: tamízalo en un colador para que el polvo y las virutas más finiiitas de chocolate no se mezclen en la masa de galletas y la "manchen". Este paso es opcional. Añade los trozos de chocolate al bol principal y mezcla lo justo para que se integre.
    6. Haz bolas de masa con una cuchara heladera mediana (suelen ser de unos 5cm de diámetro), como ves en el vídeo, o fórmalas ayudándote con dos cucharas normales. De ese tamaño te salen 24 o 25. Llévalas al congelador toda la noche. El sabor se desarrolla de una manera considerable. Hey, NO TE SALTES ESTE PASO. Puedes tenerlas congeladas hasta 2 meses en una bolsita hermética a la que le hayas sacado todo el aire posible y hornearlas cuando se te antojen.
    7. Cuando las vayas a hornear, precalienta el horno a 180°C. Ponlas en una bandeja con papel de hornear o un tapete de silicona, separadas porque se expanden. Si te apetece ahora puedes poner encima unos trozos de chocolate. Hornea de 13 a 15 minutos para este tamaño mediano de galleta, o hasta que empiecen a dorarse por los bordes. Presta mucha atención. Cada horno es un mundo, empieza con una tanda pequeña y anota el tiempo que necesitas con el tuyo. Lee las Notas para hornearlas en otros tamaños.
    8. Sácalas e inmediatamente tienes una cortita ventana de tiempo para corregir con una espátula alguna que te haya quedado ovalada o desigual de forma. Dale unos toquecitos suaves para achatar. Ahora, justo al salir del horno, también es el momento de poner unas escamas de flor de sal o más trozos de chocolate encima si te apetece, se derretirán un poco y quedarán adheridos a las galletas.
    9. Unos minutos después, cuando ya no estén tan frágiles, pásalas a una rejilla para que terminen de perder calor. Cómetelas calientes o a temperatura ambiente, como te salga del coñ... digoooo, del corazón.

Notes

  1. Guárdalas a temperatura ambiente, en una lata o envase hermético, 3 o 4 días. A medida que pasa el tiempo se modifica un poco la textura. Es muy normal, cada lugar tiene su humedad y temperatura y, dependiendo de cada ambiente, se endurezcan o ablanden un poco. Estarán ricas de todas formas, pero obviamente el primer día son la bomba que va a estallar. En la nevera jamás, es pecado mortal.
  2. Llévalas al congelador toda la noche. El sabor se desarrolla de una manera considerable. No te saltes este paso. Puedes tenerlas congeladas hasta 2 meses en una bolsita hermética a la que le hayas sacado todo el aire posible y hornearlas cuando se te antoje.
  3. Mantequilla-mantequilla, margarinas vegetales no. Nunca tendrán el mismo sabor ni textura. Con o sin sal, la que prefieras, no me vuelvo loca con eso. Lo importante es que sea de la mejor calidad que puedas conseguir.
  4. Puedes usar chispas de chocolate en forma de gota o una combinación con el chocolate de tableta para trocear, aunque a mí me gusta más este último. Se podría utilizar chocolate con leche, pero yo prefiero miiiiil veces el oscuro.
  5. La leche en polvo puede ser desgrasada o sino entera, la que encuentres. También de la mejor calidad y menor número de ingredientes. Muchos más ingredientes que la propia leche suele indicar que no es tan pura.
  6. Podrías formarlas con una cuchara heladera pequeña, de unos 4cm de diámetro, que es un tamaño que me gusta muchísimo también. En este caso deberías hornearlas entre 10 y 12 minutos a 180°C. Lo mismo, cada horno es un mundo, sácalas cuando empiecen a dorarse por los bordes. Y si las haces más grandes, que ya serían "megalletones" puede que tarden alrededor de 17 minutos.
  7. VERSIÓN SIN GLUTEN: sustituye la harina por tu mezcla favorita de harina sin gluten. Mi preferida es la todo uso de Bob´s Red Mill.

Si haces esta delicia etiquétame @La_Caranola en Instagram y/o utiliza el hastag #LaCarañola

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Skip to Recipe