fbpx

Galletas Linzer

Une las escenas de Amor más increíbles de la historia del cine, la literatura y el teatro. Estas galletas de almendra saben a esa magia.

Aviso de antemano que me voy poner extremadamente sensiblera y tiernecita. No porque comparta esta receta muy cerca de San Valentín, el Día De Los Enamorados es una excusa como otra cualquiera para demostrar cariño, ni porque estas Galletas Linzer tengan forma de corazón, las puedes hacer hasta cuadradas y seguirán siendo deliciosas, sino porque lo soy. SÍ, SOY UNA ROMÁNTICA EMPEDERNIDA. Pasen y vean los más impúdicos entresijos de mi edulcorada alma.

Galletas Linzer Cookies de Corazón La Carañola Ingredientes con Mermelada de Fresa
Ruth-Cabeza-Carañola

Me flipa que estés aquí tanto como bailar en sueños con Patrick Swayze. Ajá, de ti sé que te gustan los dulces. Tú vas viendo que yo soy un poco freaky.
Si quieres saber más, pincha: ¡ole!

Estas galletitas tan requetebonitas toman su nombre de la ciudad de Linz, Austria, donde fueron creadas en el siglo XVII. Son una variación del linzertort, una tarta o pie a base de harina, huevos, almendras y mantequilla, rellena originalmente de mermelada de grosellas negras, que hoy es más común encontrar con frutos rojos. Utilices la mermelada que utilices te van a quedar tan deliciosas como Julia Roberts al final de Notting Hill abriendo su corazón al atribulado Hugh Grant.

RUTH DISECCIONA LA RECETA DE LAS GALLETAS LINZER

SABOR: una combinación dulcemente espectacular y delicadamente equilibrada entre mantequilla, almendra y mermelada.

TEXTURA: un bocado entre frágil, crujiente y fundente. Es una galleta que se deshace de manera mmmmmuy agradable en la boca. Me encanta el contraste húmedo y untuoso de la mermelada y el azúcar glass aterciopelado.

DIFICULTAD: son más laboriosas que una cookies normales, pero si sigues el paso a paso no vas a tener complicaciones. Merecen la alegría totalmente, te lo aseguro.

CURIOSIDADES: existen variedades de esta galleta con otros frutos secos como avellanas y nueces. Te juro que me va la vida en hacer estas versiones. OLE Y OLE.

Las Linzer Cookies no tienen por qué tener forma de corazón. También se pueden hacer circulares, cuadradas, en forma de lágrima o combinando siluetas. Son unas “galletas de corte” cuya particularidad es la almendra y su uso con un relleno, que se ve a través del agujero de arriba. Son tan bonitas como cuando Harry se declara al final de la peli a Sally.

GALERÍA BRICOMANÍA PARA HACER GALLETAS LINZER

Las galletas de corte son maravillosas, riquísimas y muy versátiles. En otros países se conocen como cut out cookies, sugar cookies o galletas de azúcar. Son las típicas que podemos encontrar, por ejemplo en Navidad, en forma de arbolito o estrella, decoradas por encima con glasa real de colores. Los famosos muñequitos de jengibre también pertenecen a esta variedad de galletas. Algún día les mostraré cómo hacerlas, de momento vamos a seguir con esta elegante versión almendrada, que es tan espectacular como el numerazo que se marcan Satine y y Christian sobre el elefante en Moulin Rouge.

EL TRUCO DEL ALMENDRUCO
PARA HACER GALLETAS LINZER

Es importante trabajar lo más rápido que podamos con esta masa a la hora de estirarla con el rodillo y pasar las galletas a la bandeja, pues es más fácil de usar estando fresca. Si se recalienta por el amasado manual, el tiempo de espera o la temperatura ambiente, lleva la masa a la nevera en cualquier momento del proceso en que te encuentres.

Yo suelo esperar a que las primeras galletas salgan del horno antes de ponerme a hacer la siguiente tanda, a no ser que tenga mucha prisa, así me aseguro de poder controlar que las que estoy haciendo no se doren en exceso y que la nueva masa no se caliente demasiado por la espera.

Puedes reutilizar los trozos de masa que te vayan sobrando. Me gusta ir juntando los restos para usarlos juntos en una misma tanda de galletas finales y así añadirles la menor cantidad extra de harina de cada proceso de estirado. Voy recolectándolos en un disco de masa que guardo en una bolsita o papel transparente en la nevera.

Consérvalas hasta 3 o 4 días en una caja de lata o recipiente hermético. Se vuelven más blanditas con el paso del tiempo por la humedad de la mermelada, es normal. Pero están deliciosas en todo momento. Su textura varía un poco pero son exquisitas igualmente.

Galletas Linzer Cookies de Corazón La Carañola Ingredientes con Mermelada de Fresas

PARA DESPEDIRME LES DEJO UNO DE LOS TEXTOS MÁS HERMOSOS DE LA HISTORIA Y LA GALAXIA:

Toco tu boca, con un dedo todo el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar. Hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mí para dibujarla con mi mano en tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja.

El Amor según el maestro Julio Cortázar.

GALLETAS LINZER DE CORAZÓN | Con almendra y mermelada de fresa | La Carañola #Shorts #SanValentin
Galletas Linzer Cookies de Corazón Receta La Carañola Ingredientes

Galletas Linzer de Corazón

Yield: 18 galletas
Prep Time: 30 minutes
Cook Time: 12 minutes
Additional Time: 1 hour
Total Time: 1 hour 42 minutes

Une las escenas de Amor más increíbles de la historia del cine, la literatura y el teatro, estas Galletas Linzer de almendra saben a esa magia.

Ingredients

  • 120 g, ½ tz, mantequilla con o sin sal
  • 90 g, 3/4 tz, azúcar glass, más extra para espolvorear
  • 2 yemas de huevo L
  • ½ cdta ralladura fina de limón
  • ½ cdta esencia de vainilla
  • ½ de cdta esencia de almendras
  • 40g, 1/4 tz + 2 cdas rasas, harina de almendra o almendras finamente molidas
  • 200 g, 1 y 1/3 tzs, harina de trigo
  • 25 g, 2 cdas, fécula de maíz
  • ¼ cdta polvo de hornear
  • Pizca de sal
  • 1/2 taza de mermelada de fresa o tu favorita

Instructions

      1. Mezcla la mantequilla a temperatura ambiente y el azúcar glass hasta que la tengan una consistencia suave y esponjosa.
      2. Incorpora las yemas de huevo y luego la ralladura de limón, y las esencias de vainilla y de almendras.
      3. Añade la harina de almendra, mezcla bien y después agrega en dos tandas, a través de un colador, la harina, la fécula de maíz, el polvo de hornear y la sal.
      4. Forma un disco con la masa y envuélvelo en papel transparente. Llévalo a la nevera más o menos 1 hora, media si es al congelador. También puedes formar dos discos para que trabajes después la masa en dos tandas más cómodamente.
      5. Ve precalentando el horno a 180°C y cubre 2 bandejas con papel de hornear o tapetes de silicona.
      6. Saca el disco de la nevera y amásalo un poco para ablandarlo, así evitaremos que se agriete al extenderla. Extiende una mitad de la masa, reservando la otra mitad en la nevera, sobre tu superficie de trabajo ligeramente enharinada hasta los 3 o 4 milímetros de espesor. Enharina también el rodillo, las veces que lo necesites. Puedes girar 90 grados de vez en cuando la masa para que no se pegue a la mesa.
      7. Escoge un cortador de galletas mediano en forma de corazón, o con la forma que más te guste, y ve haciendo incisiones sobre toda la superficie de masa. Es importante trabajar lo más rápido que podamos, pues esta masa es más fácil de usar estando fresca. Con una espátula fina ve pasado las galletas a una de las bandejas. Hornéalas unos 12 minutos a 180°C. Cada horno es diferente y puede tomarte un minuto más o menos. No dejes que lleguen a dorarse. Deja enfriar sobre una rejilla.
      8. Haz un disco con la masa sobrante y llévalo a la nevera para usarlo más adelante. Estira la segunda mitad de masa que tenías reservada en la nevera y repite el proceso usando el mismo cortador. Después utiliza un cortador más pequeño para hacer los agujeritos. Éstas serán las tapas. Pásalas a la segunda bandeja y vigila el horneado, es posible que sea un minuto menos porque el agujero hace que estén listas antes.
      9. Repite el proceso con los restos de masa restante, haciendo un recuento de bases y tapas para que tengas el mismo número de ambos. Rellena y decora cuando ya estén a temperatura ambiente.
      10. Tamiza azúcar glass sobre las tapas con los agujeros. Revuelve la mermelada que hayas escogido para ablandarla y esparce una o dos cucharadita sobre el fondo de la galleta base. Ponle una galleta espolvoreada en la parte superior y continúe con todas las demás.
      11. Consérvalas hasta 3 días en una caja de lata o recipiente hermético. Se vuelven más blanditas con el paso del tiempo por la humedad de la mermelada, pero están deliciosas en todo momento.

Notes

  1. Es importante trabajar lo más rápido que podamos, pues esta masa es más fácil de usar estando fresca. Si se recalienta por el amasado manual, el tiempo de espera o la temperatura ambiente, lleva la masa a la nevera en cualquier momento del proceso en que te encuentres.
  2. Yo suelo esperar a que las primeras galletas salgan del horno antes de ponerme a hacer la siguiente tanda, a no ser que lleve mucha prisa, pero así me aseguro de poder controlar que las que estoy haciendo no se doren en exceso y que la nueva masa no se caliente demasiado.
  3. Puedes reutilizar los trozos de masa que te sobren. Me gusta ir juntando los sobrantes y usarlos juntos en una misma tanda de galletas finales, para añadirles la menor cantidad extra de harina de cada proceso de estirado.
  4. Consérvalas hasta 3 días en una caja de lata o recipiente hermético. Se vuelven más blanditas con el paso del tiempo por la humedad de la mermelada, pero están deliciosas en todo momento.

Si haces esta delicia etiquétame @La_Caranola en Instagram y/o utiliza el hastag #LaCarañola

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Skip to Recipe