fbpx

Mermelada de Fresa Casera

Y cómo hacerla de la fruta que se te antoje y conservarla fácilmente. ¡Mamá, te quiero!

Un pequeño paso para el hombre, mujer y animal de compañía y un gran paso para la humanidad y para tu despensa. Esta Mermelada de Fresa Casera va a ser el inicio de un romance eterno con todas las frutas que se te pasen por la cabeza. Créeme. Cuándo te he mentido yo. Poj´eso.

Mermelada de Fresa Casera y cómo conservarla al vacío Receta de La Carañola
Ruth-Cabeza-Carañola

Me flipa que estés aquí tanto como bailar en sueños con Patrick Swayze. Ajá, de ti sé que te gustan los dulces. Tú vas viendo que yo soy un poco freaky.
Si quieres saber más, pincha: ¡ole!

Esta es de las recetas más especiales de mi vida, junto con el BIZCOCHO DE MI ABUELA, ésta su CREMA PASTELERA y el CHOCOLATE A LA TAZA al estilo español que hizo todos y cada uno de los domingos de su vida, como ahora hace mi madre. Siempre recuerdo ver botecitos de diferentes tamaños, con mermeladas de diferentes frutas, en mi casa y en casa de mi abuela. De hecho mi madre embota todo lo que puede y se le ocurre, más aun desde que mis papás se jubilaron y tienen su huerta y sus árboles frutales. Me hace feliz que vivan en un entorno tan rico y natural.

RUTH DISECCIONA LA RECETA DE MERMELADA DE FRESA CASERA

SABOR: el punto justo de maduración de las fresas y el punto justo de azúcar hacen que apreciemos esta confitura deliciosa, que te da mil vueltas a las compradas. Dulce, ligerísimamente ácida, un locurote.

TEXTURA: Depende de cómo te guste, abajo en la receta te explico las opciones y consistencias que puedes darle. Sea como sea, sedosa y exquisita.

DIFICULTAD: No vas a volver a comparla en el súper. No te digo más.

CURIOSIDADES: Son de la misma familia que las rosas. Alucina. Las fresas pertenecen a la familia de las rosáceas, en el que también entran buena parte de los árboles frutales (ciruelos, perales, manzanos, cerezos, almendros…), así como las moras o las frambuesas.

Mi madre me ha dicho que os haga especial hincapié en que la fruta debe estar bien-bien madura. Y si mi madre lo dice, yo, le hago caso. Que para eso es la Maestra Yedi de las Mermeladas. Pero, ¿por qué es tan importante su madurez? Esto hará que necesites menos azúcar, ya que la fruta habrá tenido tiempo suficiente para generarla naturalmente. Para las mermeladas industriales se utiliza una barbaridad de azúcar, muchas veces el mismo peso de azúcar que de fruta, porque utilizan frutas sin madurar, que por lo tanto son menos dulces por naturaleza.

GALERÍA BRICOMANÍA PARA HACER MERMELADA DE FRESA CASERA

Voy a seguir hablando de mi madre porque es mi madre y porque es la leche y es más lista que ni sé. Y porque las madres siempre llevan la razón. Sigo. Otra cosa que mi madre dice que os recalque que es muy importante es que al final del proceso escojas qué textura darle, si más fina o con trocitos de fruta. Esto te lo desarrollo muy bien en la receta para que sepas cómo lograr la que mas te conviene. Por ejemplo, en el vídeo ves que yo la trituro con una batidora de inmersión y la paso por un colador para quitarle las semillas. Esto es porque yo necesitaba una consistencia muy fina y sedosa para utilizarla de cobertura en un cheesecake. Así también te serviría para hacer chorritos en los bordes de un pastel. Mi madre las pasa solo por el pasapurés, por lo que queda una consistencia fina-media.

EL TRUCO DEL ALMENDRUCO
PARA HACER MERMELADA DE FRESA CASERA

Lo más importante en esta receta es el balance de fruta y azúcar, totalmente variable según tus gustos y necesidades y, más aun, de acuerdo a la maduración de la fruta. Cuanto más madura esté la fruta que escojas, menos azúcar necesitarás puesto que la fruta contendrá más azúcar naturalmente. Al hacerla en casa podemos escoger buena fruta en un punto de maduración ideal. Para mí, cuanto más madura, sin llegar a estar poniéndose mala, es el momento perfecto.

Si te gusta mucho-mucho el dulce y/o tu fruta está poco madura, por cada 500 g de fruta, utiliza entre 300 y 450 g de azúcar. Si no eres tan de dulce y/o tu fruta está en su punto ideal de maduración, por cada 500 g de fruta utiliza entre 150 y 300 g de azúcar.

Otra cuestión importante que debes decidir es la textura final que deseas para tu mermelada. 1) Directamente con los trocitos que todavía pueden percibirse al final del proceso. 2) Machacando un poco con un cubierto y dejando aun algo de textura. 3) Licuando con una batidora de mano o pasapurés. 4) Pasándolo además por un colador para eliminar cualquier semilla o grumo, como yo en el vídeo.

Mermelada de Fresa Casera y cómo conservarla al vacío Receta Infalible de La Carañola

Es de mala educación mojar pan en el plato, poner los codos en la mesa o hablar con la boca llena, usar mal los cubiertos, sorber los líquidos, soplar si algo quema… ¿Sabes lo que yo te digo? Que si tú eres feliz, ¿quién soy para juzgarte? Hemos venido a este mundo para para chuparnos los dedos si algo está tan rico que así lo merece. Como la mermelada casera, los besos de buenas noches o esos videos de gatitos que se abrazan.

MERMELADA DE FRESA CASERA | Y cómo conservarla con y sin vacío | La Carañola #Shorts
Mermelada de Fresa Casera y cómo conservarla al vacío Receta La Carañola

Mermelada de Fresa Casera

Yield: Unos 250 ml
Prep Time: 10 minutes
Cook Time: 45 minutes
Total Time: 55 minutes

Cómo hacer Mermelada de Fresa Casera o de la fruta que se te antoje y conservarla fácilmente. ¡Mamá, te quiero!

Ingredients

  • 500 g fresas sin hojas, lavadas y cortadas
  • 300 g azúcar blanco (Ver Notas: variable de 150 a 450 g dependiendo de la madurez de la fruta)
  • 15 ml, 1 cda, jugo de limón

Instructions

    1. Revisa en este momento las Notas de abajo para determinar, según tus gustos y la madurez de la fruta que hayas escogido, la cantidad de azúcar que necesitas.
    2. Lava muy bien la fruta que hayas escogido, en este caso fresas y seca el exceso de agua. Retira las hojitas y corta los pedículos o tallos. Pícalas por la mitad y cada mitad en dos o tres partes, como ves en el vídeo.
    3. Ponlas en un cazo mediano junto con el azúcar y el chorrillo de jugo de limón y llévalas a fuego medio. Remueve de vez en cuando hasta que comience a hervir.
    4. Cuando empiece a burbujear baja el fuego un poquitito, déjalo medio-bajo y remueve con regularidad para que no se pegue al fondo. Ahora es cuestión de esperar a que vaya evaporándose el agua de la fruta y que, por lo tanto, vaya espesando nuestra mermelada.
    5. El tiempo de cocción varía dependiendo de la cantidad que hagas. Cuanta más cantidad, más tiempo. Para las cantidades que te doy, como las del vídeo, para un bote final de unos 250/300 g, tardarás unos 45 minutos. Pero guíate por la textura que vayas consiguiendo y que te guste, más que por el tiempo.
    6. Ten en cuenta que después de que enfríe se volverá más densa. Cuando la termines de hacer y la guardes en el/los botes estará más líquida que al día siguiente, mucho más si la guardas en la nevera.
    7. También debes decidir la textura final que deseas para tu mermelada. 1) Tal cual, directamente con los trocitos que todavía pueden percibirse al final del proceso. 2) Machacando un poco con un cubierto y dejando aun algo de textura. 3) Licuando con una batidora de mano o pasapurés. 4) Pasándolo además por un colador para eliminar cualquier semilla o grumo, como yo en el video.
    8. CONSERVACIÓN: asegúrate de que tus botes de cristal estén perfectamente limpios y secos, puedes incluso hervirlos previamente. Puedes guardar tu mermelada en la nevera hasta dos semanas más o menos o congelarla hasta por tres meses. Si lo que quieres es guardarla un largo tiempo a temperatura ambiente debes hacer "el vacío" a los botes. Para ello, una vez lleno, dejando un poquitito de espacio y bien cerrados, tienes que hervirlos durante 20 minutos en una olla en la que estén totalmente cubiertos de agua. Una vez a temperatura ambiente guárdalos con la fecha anotada para que sepas de cuándo son. Si está bien hecho el vacío, pueden conservarse hasta un par de años.

Notes

  • Lo más importante en esta receta es el balance de fruta y azúcar, totalmente variable según tus gustos y necesidades y, más aun, de acuerdo a la maduración de la fruta. Cuanto más madura esté la fruta que escojas, menos azúcar necesitarás puesto que la fruta contendrá más azúcar naturalmente.
  • Muchas mermeladas industriales utilizan frutas de baja calidad o aun poco maduras y por lo tanto menos dulces, por lo que utilizan prácticamente el mismo peso de azúcar que de fruta. Es absolutamente innecesario si la hacemos en casa, donde tenemos la oportunidad de escoger buena fruta en un punto de maduración ideal. Para mí, cuanto más madura, sin llegar a estar poniéndose mala, es el momento perfecto.
  • Si te gusta mucho-mucho el dulce y/o tu fruta está poco madura, por cada 500 g de fruta, utiliza entre 300 y 450 g de azúcar. Si no eres tan de dulce y/o tu fruta está en su punto ideal de maduración, por cada 500 g de fruta utiliza entre 150 y 300 g de azúcar.

Si haces esta delicia etiquétame @La_Caranola en Instagram y/o utiliza el hastag #LaCarañola

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Skip to Recipe