fbpx

Mermelada de Limón

Amantes de los cítricos, prepárense para flipar.

Es explosiva, sorprendente e inolvidable. Me encanta utilizar la parte más fina amarilla de la piel, bien blanqueada como te explico en la receta, para aplacar el fondo amargo. Le aporta textura y un sabor inigualable. Esta Mermelada de Limón es una joya poco común que no deja indiferente a nadie. Prepárate para alucinar.

Mermelada de Limón con Piel Casera Lemon Jam Receta La Carañola
Ruth-Cabeza-Carañola

Me flipa que estés aquí tanto como bailar en sueños con Patrick Swayze. Ajá, de ti sé que te gustan los dulces. Tú vas viendo que yo soy un poco freaky.
Si quieres saber más, pincha: ¡ole!

Creo que ha llegado ese momento en que tengo que reconocer que soy igualita que mi madre. Esto es algo que siempre se dice con pesar, como si parecerse a tus padres significara que te estás haciendo mayor (que sí, oye) o que empiezas a tener manías intrínsecas a la edad (que también, anda). Pero no lo digo por todo eso, con lo que estoy felizmente de acuerdo porque, como decía mi abuela Nati: el que a lo suyo se parece, honra merece; sino porque últimamente todo lo quiero convertir en mermelada. Conchi, soy hija tuya por los cuatro costaos´. GRACIAS, MAMI.

RUTH DISECCIONA LA RECETA DE LA MERMELADA DE LIMÓN

SABOR: acidito, equilibrado y agradable, sobre todo para los fans de estas frutas. Dependiendo de la variedad del limón y de lo bien que blanquees las pieles, si es que decides utilizarlas, tendrá un ligero toque amargo. Pero es propio del limón y, créeme, es espectacular.

TEXTURA: soy totalmente partidaria de dejar las mermeladas con textura, pero podrías perfectamente triturarla y hasta colarla al final del proceso. Es tu mermelada, son tus reglas.

DIFICULTAD: lo más laborioso es quitarles las pepitas, por lo demás es “coser y cantar”. Estoy muy refranera. Si te digo que cada vez me parezco más a mi madre.

CURIOSIDADES: las partes del limón son corteza, pulpa y la parte esa blanca…. ¿Cómo se denomina? Albedo. Es la parte interior blanca y esponjosa del fruto, y la fuente más importante de pectinas y glúcidos. Su espesor varía según la variedad y madurez del limón. Muchos chefs y mixólogos la utilizan para aportar amargor a los platos y bebidas.

Tengo muchas más mermeladas que te quiero compartir pronto, pero de momento puedes ir practicando y deleitándote con esta MERMELADA DE FRESA y esta MERMELADA DE NARANJA. Y si estás aquí por el limón, no dejes de pasearte por este PIE DE LIMÓN DEFINITIVO, este BIZCOCHO DE LIMÓN GLASEADO, estos preciosos VASITOS DE PIE DE LIMÓN y esta LEMON CURD, que es el relleno perfecto de este PASTEL DE LIMÓN con FROSTING DE QUESO. Cuéntame si haces alguno, ¡me hará mucha ilusión!

GALERÍA BRICOMANÍA PARA HACER MERMELADA DE LIMÓN

Lo he contado en otras ocasiones, pero me emociona recordarlo y, como tengo la suerte de que cada vez somos más en la comunidad de La Carañola, quiero rememorarlo y compartirlo con quienes no saben esta historia. El olor a limón es mi primer recuerdo en la cocina. Recuerdo cuando a penas llegaba a ver por encima de la encimera de mármol de mis padres. Mi madre rayando limón para hacer su bizcocho, el mismo BIZCOCHO DE YOGUR que hacía mi abuela, el mismo que un día espero que mis nietos hagan pensando en mí. Me sentaba frente al horno a ver crecer el bizcocho, a percibir cómo empezaba a ofrecer su fragancia, a rebañar con el dedito el bol en el que mi madre había mezclado los ingredientes. GRACIAS A ELLAS afirmo siempre que COCINAR ES AMAR.

Mermelada de Limón con Piel Casera Lemon Jam Receta Carañola

Molas un montón, molas un huevo.
Lo que siento por ti, eso no es nuevo.
No te hagas de rogar, es como el fuego.
Molas mogollón, molas un huevo.
La vergüenza vencí, por Amor me sublevo.
Molas un huevo.
Esto es adicción, vaya colocón.
Me atrevo, lo promuevo.
Y es que molas un huevo.

Mermelada de Limón con Piel Casera Lemon Jam Receta de La Carañola

Mermelada de Limón

Yield: 450 ml
Prep Time: 25 minutes
Cook Time: 1 hour
Total Time: 1 hour 25 minutes

Amantes de los cítricos, prepárense para flipar. No has probado nada igual que esta Mermelada de Limón. Explosiva, sorprendente, inolvidable.

Ingredients

  • LIMONES AMARILLOS, yo usé 800 g ya sin la carne blanca, más la piel finamente troceada
  • AZÚCAR, 400 g (1 y 2/3 tzs), puedes ajustarlo a tu gusto, ve a las notas para variar esta cantidad
  • AROMATIZANTES al gusto. Yo no le puse, pero funciona de maravilla con hierbas como la menta o la hierbabuena, el tomillo, el romero, la mejorana y el orégano, también con especias como canela, clavo, cardamomo, azafrán, pimienta...
  • TARROS DE CRISTAL, limpios y secos, con tapaderas de metal que cierren y sellen perfectamente

Instructions

    Utilizar en nuestra mermelada la parte amarilla finita de la piel es opcional. A mi me encanta porque aporta textura y sabor y así aprovechamos al máximo la fruta. Si no vas a usar la piel puedes saltarte los pasos 1 y 4. ¡Ole, que voy!

    1. Lava muy bien los limones y sécalos. Con un pelador, el mismo que usas para pelar patatas, corta solo la parte amarilla de tus frutas. Debes tomar la parte exterior, la más finita, porque la blanca puede amargar tu mermelada. Después pica estas finas pieles en tiritas a lo largo o en cuadritos, del tamaño que prefieras. La textura de las mermeladas es muy personal, podrías incluso licuarla al final, así que, siempre a tu gusto. Reserva a un lado las pieles picadas.

    2. Ahora quita con mucho cuidado y un buen cuchillo toda la parte blanca de tus limones. Corta primero un extremo y ve quitando la carne blanca con cuidado, minuciosamente, más o menos con la misma técnica con la que pelas una naranja. Tira a la basura todas las partes blancas.

    3. Trocea tus limones en trozos medianos o pequeños. Mientras lo vas haciendo descarta todas las pepitas que encuentres. Corta por la mitad los limones ya limpios de cáscara blanca, quítales también la parte blanca interior, ese nervio más grueso del centro, y todas las pepitas que encuentres. Este proceso es un poquito laborioso, pero muy necesario. Corta los gajos de limón en cuadritos de 1 o 2 cm de lado. No hace falta que queden perfectos y regulares. Reserva los limones troceados.

    4. Si vas a utilizar las pieles en tu mermelada, tienes que blanquearlas para bajar el amargor de las mismas. Cuando hago mermelada de naranja, dependiendo de su variedad, a veces ni siquiera es necesario. Pero con los limones es mejor sí blanquearlas. Esta mermelada siempre tendrá un toque ácido y amargo y es normal y exquisito. Es para fans de los cítricos. Para blanquearlas pon agua en un cazo y llévalo a un hervor. Entonces echa tus pieles al agua y, una vez que vuelva a hervir, cuenta 5 minutos removiendo de vez en cuando. Cuando pase este tiempo saca las pieles a un bol con agua limpia. Repite este proceso, con el agua del cazo nueva y limpia, dos o tres veces más. Escurre las pieles a través de un colador.

    5. Pon los limones troceados, las pieles finamente cortadas y blanqueadas, el azúcar y los aromatizantes, si has decidido añadir alguno, en una olla mediana o grande, dependiendo de la cantidad que vayas a hacer. Lleva todos los ingredientes a ebullición y luego baja a fuego medio o medio-bajo, según vayas viendo para que no te salte y te queme. Remueve de vez en cuando. Ahora solo es cuestión de esperar con paciencia y decirle cosas bonitas y cantarle algo para que salga deliciosa. Tranqui, aunque no entones nada te va a quedar buenísima también.

    6. El tiempo de cocción de la mermelada varía según la cantidad de fruta que utilices. En mi caso tardó alrededor de 60 minutos. Siempre te digo que calcules más por la apariencia que por el tiempo, pero ese es el estimado si haces la misma cantidad que yo. Hay que esperar a que se evapore la mayor parte del líquido, se ablanden las pieles y los trozos de limón se vayan confitando y disminuyendo de tamaño. Hacia el final puedes ayudar, además de removiendo, dando como golpecitos, aplastando la fruta. Recuerda que las mermeladas se vuelven más densas y espesas una vez se enfrían, ¿ok?

    NOTA 1: es posible que hacia la mitad de la cocción salga algo de espuma. No hace falta que la retires, sigue removiendo y cocinando normalmente. Eventualmente se va y queda la textura que ves en las imágenes.

    NOTA 2: si utilizas especias puede quedar un color más ocuro y con algo menos de brillo. Es normal, las partículas se disipan en la mezcla y enturbian un poco el tono.

    7. En este momento podrías licuar tu mermelada e incluso colarla para que quedase una textura finísima, pero es tu decisión. A mí me gusta mucho que queden trocitos.

    8. Una vez tengas lista tu mermelada ve llenando con ella aun caliente tus tarros de vidrio. Debes tenerlos ya perfectamente limpios y secos. No los llenes al máximo, deja como medio o un centímetro de aire y cierra muy bien con las tapas. Asegúrate de usar tarros de cristal con tapas metálicas que sellen perfectamente al cerrarse. Puedes conservar así tu mermelada de 2 a 3 meses en la nevera. Para que te dure más hay que hacerle el vacío a los botes.

    9. PARA HACER EL VACÍO, así se ha hecho toda la vida en mi familia, pon los tarros bien cerrados de pie dentro de una olla y llena la olla de agua hasta que los cubra por lo menos dos o tres dedos. Entonces lleva la olla al fuego. Cuando el agua comience a hervir cuenta 20 minutos. Pasado este tiempo apaga la olla, deja los tarros dentro del agua caliente y, cuando el agua ya esté a temperatura ambiente, sácalos y sécalos. Ya están listos para que los guardes en un armario o donde acostumbres, sin necesidad de frío. Si tus tarros cierran bien y has hecho correctamente este proceso, tu botes de mermelada deberían conservarse a la perfección a temperatura ambiente hasta por años. Aunque suele aconsejarse que se consuman dentro del primer año y medio. Pero te digo que en mi casa hemos descubierto mermeladas olvidas por años que estaban impolutas y sabían a cielo abierto.

    10. Disfruta tu mermelada sobre pan con mantequilla, scones, galletas, bizcochos y/o regálalas con Amor, como las has hecho, como todo lo que haces. Te quiero. Gracias por leerme.

Notes

1. Si no vas a usar la piel puedes saltarte los pasos 1 y 4.

2. Blanquear las pielecitas es un paso necesario para aplacar fondo amargo de los limones. No todas los limones lo generan con la misma intensidad. Esta mermelada siempre tendrá un toque ácido y amargo y es normal y exquisito. Es para fans de los cítricos.

3. Podrías licuar tu mermelada e incluso colarla para que quedase una textura finísima, pero es tu decisión. A mí me gusta mucho que queden trocitos.

4. VERSIÓN SIN AZÚCAR: sí puedes hacer esta mermelada con el edulcorante de tu elección. Utiliza la proporción que marque el fabricante de la marca que uses respecto al azúcar.

5. Esta mermelada es naturalmente VEGANA, SIN LACTOSA Y SIN GLUTEN.

6. Como con todas las mermeladas, la cantidad de azúcar que agregues va a tu elección. Las comerciales suelen llevar el mismo peso de fruta que de azúcar, o más. Prefiero una mermelada menos dulce, pero depende de tu gusto personal y de lo madura que esté la fruta que escojas. Cuanto más madura, más dulce. Ante la duda, utilizo la mitad del peso de la fruta, en azúcar, y cuando faltan 15 minutos para terminar la cocción añado más según lo vea necesario.

Si haces esta delicia etiquétame @La_Caranola en Instagram y/o utiliza el hastag #LaCarañola

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Skip to Recipe