fbpx

Pastel Volteado de Mandarina

Cuando la belleza se une con el sabor y nace la magia.

Un jugosísimo bizcocho y una capa exquisita de fruta y caramelo, hacen de este Pastel Volteado de Mandarina un postre mágico y hermoso. La comida entra por los ojos y se conquista por el estómago, dicen. Bueno, pues hoy no te va a hacer falta ni varita ni lámpara maravillosa, aquí tenemos el postre perfecto.

Pastel Volteado de Mandarina y Caramelo Upside Down Cake Receta La Carañola
Ruth-Cabeza-Carañola

Me flipa que estés aquí tanto como bailar en sueños con Patrick Swayze. Ajá, de ti sé que te gustan los dulces. Tú vas viendo que yo soy un poco freaky.
Si quieres saber más, pincha: ¡ole!

Lo sé, no tengo la receta del famoso volteado de piña en mi web. Buhhhh. Aunque te confirmo que, sí, puedes hacer esta receta prácticamente con todas las frutas que se te ocurran. Manzanas, bananas, peras, ciruelas, cerezas, naranjas. Ea, sigue tú. Con esto te quiero decir que esta receta es más bien una técnica con la que puedes dar rienda suelta a tu creatividad. No les des peces, enséñalos a pescar. Perdón, es que acaba de pasar Semana Santa y tengo el botafumeiro humeante todavía.

RUTH DISECCIONA LA RECETA DEL PASTEL VOLTEADO DE MANDARINA

SABOR: a ver cómo te explico la explosión que vas a experimentar… La mezcla de mandarina, el bizcocho acaramelado de la parte superior es, justamente, superior, deliciosa y nada empalagosa. El resto del bizcocho tiene un balance perfecto entre la mandarina y un fondo amorosísimo de aceite de oliva. Inigualable.

TEXTURA: la miga del bizcocho es extremadamente tierna y jugosa y la capa de arriba queda mezclada con el caramelo, que le confiere una textura húmeda y algo más densa, aterciopelada. Los gajos de mandarina quedan como confitaditos, suaves y potenciados en sabor.

DIFICULTAD: lo único que puede darte un poco de cosita hacer, que a mi me pasaba al principio, es el caramelo. Pero en la receta te explico cómo hacer caramel à sec, para mi la forma más efectiva, sencilla y segura de hacer caramelo. Merecerá totalmente la alegría.

CURIOSIDADES: las tortas, tartas o pasteles volteados son famosas en Estados Unidos desde comienzos del siglo XIX. La que popularizó este tipo de dulces invertidos es el volteado de piña, que se hizo archiconocido en 1920 con el auge de la comida enlatada.

Heyyyy, ¿pensabas que te iba a dejar sin las recomendaciones del día? A ver, si lo tuyo son los postres frutales tienes varias paradas obligatorias: no dejes de visitar la estación NARANJAS CONFITADAS, date una vuelta por la plaza del PIE DE LIMÓN DEFINITIVO, sácate un selfie con el BANANA BREAD DE CHOCOLATE VIRAL, vete de juerga con el PASTEL DE ZANAHORIA más rico del mundo y enamórate con este PASTEL DE FRESA Y FROSTING DE MASCARPONE. Uhhhh, y no te puedes perder, por favor de los favores, el PASTEL DE MANZANA Y QUESO CREMA que arde en las redes.

GALERÍA BRICOMANÍA PARA HACER PASTEL VOLTEADO DE MANDARINA

Hay vida más allá del volteado de piña. Es una delicia, sí, y me recuerda a todos los cumples que viví entre mis 7 y 17 años, a Locomía y a Mecano, a los aparatos de los dientes, a mi pelo incontrolable y a los chándales de Rosalía que en ese momento no eran guays sino simplemente cómodos. Me desvío. Este no es un pastel volteado y ya. La adición del caramelo le sube el volumen a la elegancia y dimensión de los sabores y va a ser un éxito asegurado se lo des a quien se lo des. Porque además le vas a poner todo tu Amor y con eso sí que no hay vueltas. Es lo más importante.

Pastel Volteado de Mandarina y Caramelo Upside Down Cake Receta de La Carañola

No llevas capa, ni antifaz, no sabes volar, ni teletransportarte.

Pero puedo decirte que sí tienes súper poderes. Sabes estirar el tiempo cuando disfrutas con los que amas. No atraviesas paredes, pero has logrado atravesar tantos momentos difíciles y llegar a donde estás. Eres capaz de leerme la mente, abrazarme en la distancia cuando te necesito y sacarme siempre una sonrisa.

Eres increíble. Eres mi heroína.

Pastel Volteado de Mandarina Clementina y Caramelo Upside Down Cake Receta de La Carañola

Pastel Volteado de Mandarina

Yield: 10 raciones
Prep Time: 15 minutes
Cook Time: 45 minutes
Additional Time: 15 minutes
Total Time: 1 hour 15 minutes

Un jugosísimo bizcocho y una capa exquisita de mandarina y caramelo, hacen de este Pastel Volteado de Mandarina un postre mágico y hermoso ♡

Ingredients

PARA LA BASE

  • Unas 8 mandarinas, depende de su tamaño
  • 240 g (1 tz) azúcar

PARA LA MASA

  • 150 ml (2/3 tz) jugo de mandarina
  • 180 ml (3/4 tz) aceite de oliva virgen extra
  • 1 cdta vainilla
  • 2 huevos grandes
  • 120 g (1/2 tz) yogur griego o natural sin azúcar
  • 180 g (3/4 tz) azúcar
  • 2 cdas ralladura de mandarina
  • 300 g (2 tzs) harina de trigo común
  • 1/2 cdta polvo para hornear
  • 1/2 cdta bicarbonato
  • 1 cdta sal

Instructions

PARA LA BASE

1. Precalienta el horno a 175°C. Prepara tu molde, de entre 20-23 cm de diámetro (el mío es de 20 cm) cubriendo el fondo con papel de hornear cortado en un círculo a la medida. Engrasa antes y después del papel con spray antiadherente.

2. Pela las mandarinas y quítales las semillas. La variedad que yo compré a penas tenía y si se te olvida alguna no pasa nada, pero así no estaremos pendientes de ellas cuando nos comamos el pastel. Dispón lo más bonitos que puedas los gajos de la fruta organizándolos en círculos concéntricos, como ves en el vídeo. Reserva el molde con los gajos.

NOTA: ahora vamos a preparar el caramelo seco (caramel à sec, en francés). Este tipo de caramelo no lleva nada de agua, solo azúcar. Para mí es la manera más sencilla, intuitiva y menos peligrosa de hacer caramelo, aunque siempre hay que tener precaución. Para hacerlo...

3. Utiliza una sartén, preferiblemente antiadherente y amplia. Ponla a fuego medio y echa uniformamente un tercio del total del azúcar que te indico para esta parte en los "Ingredientes". Sin remover, deja que se vaya derritiendo sola. Empezará a derretirse y oscurecer por los lados. Solo cuando esté al menos la mitad derretida puedes remover con una buena espátula de silicona. Cuando esté todo disuelto añade el segundo tercio de azúcar uniformemente y, de nuevo, deja que se deshaga más de la mitad sin remover, antes de ayudar con la espátula. Cuando ya esté todo derretido, añade el último tercio de azúcar uniformemente y cuando esté la mitad de esta adición deshecha, remueve para deshacer por completo el azúcar, como ves en el vídeo.

4. Cuando el caramelo esté cristalino, que ya no veas gránulos de azúcar y esté de un color ámbar profundo y precioso, con mucho cuidado, derrámalo equitativamente sobre la base del molde decorada con los gajos de mandarina. Reserva el molde a un lado mientras este caramelo se enfría y endurece mientras preparas la masa.


PARA LA MASA

5. En un bol mediano o grande, mezcla el jugo de mandarina, el aceite, los huevos, la vainilla, el yogurt, el azúcar y la ralladura.

6. Por último, añade a través de un colador los ingredientes secos: la harina, el bicarbonato, el polvo de hornear y la sal y combina hasta que ya no veas harina.

7. En este momento el caramelo sobre los gajos ya estará estable y puedes añadir la mezcla de la masa sobre él. Añádela y extiéndela de manera uniforme y lleva el molde al horno precalentado a 175°C durante unos 45/50 minutos o hasta que esté doradito y al introducir un palillo en el centro salga limpio. Revisa a los 45 min a través del cristal del horno antes de abrir la puerta. Si aun no está dorado o el palillo sale húmedo, espera 5 o 10 min más.

NOTA: el tiempo de horneado siempre es orientativo porque depende del tipo y antigüedad de tu horno, de la altura y humedad del lugar en el que vives, del material de tu molde y hasta de la marca de ingredientes.

8. Saca el molde del horno y déjalo enfriar en una rejilla durante 15 minutos. Luego, si lo ves necesario, pasa un cuchillo fino por el borde del pastel. Tenemos que desmoldar el pastel cuando aun está calentito para que no se seque el caramelo. Pon un plato sobre el molde y, ayudándote con un trapo para no quemarte, voltéalos con confianza juntos. Entonces sentirás que el peso del molde, que ahora está arriba, pasa al plato de abajo. Levante el molde despacito. ¡Tachaaaaaaan! Retira suavemente el papel de hornear de los gajos de mandarina, aunque también puede que se quede en el fondo del molde. Deja que el pastel se enfríe un poco antes de cortarlo, si es que lo quieres probar tibio. Yo te animo a esperar a que esté a temperatura ambiente para apreciar mejor los sabores.

9. Cómelo así solito, que ya es una auténtica maravilla o acompañado de helado de vainilla, CHANTILLY DE MASCARPONE o crema batida. Conserva a temperatura ambiente hasta 3 días en una tartera o envase hermético, o hasta una semana en la nevera.

Notes

1. Sí podrías hacer este pastel saltándote el paso del caramelo, pero te aseguro que la textura y sabor que deja en la parte superior del bizcocho es extraordinaria y memorable. No le tengas miedo al caramelo, que siguiendo bien los pasos es una tontería.

2. Si no tienes aceite de oliva virgen extra puedes utilizar otro aceite, como el de girasol, soya, o canola.

3. Conserva a temperatura ambiente hasta 3 días en una tartera o envase hermético, o hasta una semana en la nevera.

Si haces esta delicia etiquétame @La_Caranola en Instagram y/o utiliza el hastag #LaCarañola

2 comentarios en “Pastel Volteado de Mandarina”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Skip to Recipe