fbpx

Pastel volteado de piña

¿Sabes cuando te dicen “si sabe como se ve…”? ¡¡Uffff!!

Parece ser que los pasteles volteados pertenecen a los llamados “postres viejunos”. Dulces clásicos y algo anticuados, dicen las malas lenguas. Bueno, pues déjame que te diga que para mí este Pastel volteado de piña no solo es exquisito, tan hermoso como delicioso, sino que está más de moda que Jeremy Allen White. Es un dulce eterno al que le digo “sí, chef” como al rubio en delantal.

Pastel Volteado de Piña Receta de La Carañola
Ruth-Cabeza-Carañola

Me flipa que estés aquí tanto como bailar en sueños con Patrick Swayze. Ajá, de ti sé que te gustan los dulces. Tú vas viendo que yo soy un poco freaky.
Si quieres saber más, pincha: ¡ole!

Llevaba mucho tiempo queriendo traerles una receta con piña. Muy fuerte, pero no tenía ninguna aun en la web y me parece fatal. La piña es una fruta alucinante que en su punto justo de maduración tiene un dulzor natural increíble. Es tan maravillosa que así sola ya es un postre que te sirven como postre del día en muchos restaurantes de menú en España. Pero no hay excusa y aquí les traigo la primera de muchas recetas con ella. ¡¡God save the fruit queen!!

RUTH DISECCIONA LA RECETA DEL PASTEL VOLTEADO DE PIÑA

SABOR: la reina de las frutas tropicales delicadamente acaramelada. Brutal.

TEXTURA: el bizcocho queda jugoso, con una miga delicada y amorosa, la piña se suaviza por la caramelización y está para chuparse los dedos.

DIFICULTAD: más fácil que babear viendo a Jeremy. Cocinar, se entiende. Y, por si fuera poco, si te da miedillo o perecita hacer la salsa de caramelo, en la receta te dejo una versión extra fácil alternativa. ¡Ole ahí!

CURIOSIDADES: aunque comúnmente se considera una fruta, en realidad la piña es una infrutescencia. Es decir, está compuesta por la fusión de múltiples frutos individuales, conocidas como frutas enanas, en una estructura más grande y compleja. Cada “ojo” en la superficie de la piña corresponde a una frutita que se ha fusionado con las demás para formar la infrutescencia. Alucino con la naturaleza.

Mi postre favorito con piña no es este, aunque he decido empezar con este volteado porque el PASTEL VOLTEADO DE MANDARINA les encantó y porque creo que es un básico que gusta a todo el mundo. Mi mejor y más bonito recuerdo con piña es la tarta (así llamamos en España a los pasteles) de cumpleaños que mi madre y mi tía Loli hacían en casi todas las celebraciones. Más adelante les comparto esa. Se me aguan los ojos de recordarla. Se me aguan los ojos solo con el sabor de la piña acordándome de ellas haciendo ese pastel. Gracias a las dos por enseñarme que Cocinar es Amar.

GALERÍA BRICOMANÍA PARA HACER PASTEL VOLTEADO DE PIÑA

Qué capacidad infinita tenemos para acumular pensamientos, meter las cosas en un solo cajón y removerlas ahí bien. Hacer un batido de estrés y tomárnoslo fresquito según nos levantamos. He decidido no angustiarme más, dejar que la vida fluya y tumbarme más a menudo en el sofá, como si estuviera en la playa comiendo piña y oliendo a protector solar. ¡Mmmm!

Pastel Volteado de Piña Receta La Carañola

Pastel volteado de piña

Yield: 10-12 porciones
Prep Time: 15 minutes
Cook Time: 40 minutes
Total Time: 55 minutes

¿Sabes cuando te dicen "si sabe como se ve..."? Este jugoso Pastel Volteado de Piña es la prueba de que se puede ser tan delicioso como hermoso.

Ingredients

PARA EL CARAMELO (lee Notas para opción fácil)

  • 150 gr azúcar
  • 60 ml jugo de piña de la lata
  • 2 cdas (30 g) mantequilla sin sal

PARA LA MASA

  • 5 o 6 rodajas de piña
  • 120 ml (1/2 tz) jugo de piña de la lata
  • 135 ml (1/2 tz + 1 cda) aceite de girasol, canola, soya...
  • 1 cdta vainilla
  • De 15 o 30 ml (1 o 2 cdas) ron (opcional)
  • 2 huevos
  • 90 g (1/3 tz) yogur griego o natural sin azúcar
  • 120 g (1/2 tz) azúcar
  • 225 g (1 y 1/2 tzs) harina de trigo común
  • 3/4 cdta polvo para hornear
  • 1/2 cdta sal

Instructions

PARA EL CARAMELO Y EL MOLDE


1. Utiliza una sartén o cazo, preferiblemente antiadherente. Ponlo a fuego medio y echa uniformamente la mitad del total del azúcar que te indico para esta parte en los "Ingredientes". Sin remover, deja que se vaya derritiendo sola. Empezará a derretirse y oscurecer por los lados. Solo cuando esté al menos la mitad derretida puedes remover con una buena espátula de silicona. Cuando esté todo disuelto añade la otra mitad del azúcar uniformemente y, de nuevo, deja que se deshaga más de la mitad sin remover, antes de ayudar con la espátula. Cuando esté la mitad de esta adición deshecha, remueve para deshacer por completo el azúcar y esté cristalino y transparente.

2. Baja el fuego al mínimo y agrega con cuidado el jugo de piña y la mantequilla. Saldrá algo de vapor y saltará un poco porque estamos agregando líquido al caramelo caliente. Es normal, no te preocupes que se calma enseguida. Deja que pase ese primer borboteo y luego ve ayudando con la espátula a mezclar y combinar los 3 ingredientes. Al principio se verá como separado, pero pronto y removiendo con paciencia se convertirá en una salsa de caramelo maravillosa.

NOTA TRUCO DEL ALMENDRUCO #1: yo he utilizado un molde cuadrado de 20 cm de lado, pero también puedes utilizar uno redondo de 18 o 20 cm de diámetro. Si utilizas uno más grande aumenta todas las cantidades proporcionalmente.

3. Derrama con cuidado la salsa de caramelo en tu molde previamente pincelado con spray antiadherente o mantequilla, en su defecto. Si sabes que tu molde siempre se pega pon papel de hornear en el fondo, poniendo spray o mantequilla antes y después de éste.

4. Coloca las rodajas de piña, bien escurridas si las utilizas de lata, sobre el caramelo que has derramado en el fondo del molde. Puedes arreglarlas como ves que lo he hecho yo en las imágenes o dejando volar tu imaginación y creando el diseño que más te guste. Este pastel es tuyo, dale la vuelta a tu gusto. Guiño, guiño. Por lo de la vuelta y tal. En fin, sigo. ¡Jajajaja! Reserva el molde a un lado mientras preparas la masa.

NOTA TRUCO DEL ALMENDRUCO #2: si te da miedillo preparar la salsa de caramelo o se te resiste por lo que sea haz esta opción fácil: echa en el fondo 60 g (1/4 tz) de mantequilla derretida y espolvorea por encima uniformemente 100 g (1/2 tz + 1 cda) de azúcar moreno. Luego pon encima las rodajas de piña y prosigue con la receta.


PARA LA MASA DEL PASTEL

1. Precalienta el horno a 175°C.

2. En un bowl mediano o grande, mezcla muy bien los ingredientes líquidos: el jugo de piña, el aceite, el yogurt, los huevos, la vainilla, el ron y el azúcar.

3. Añade a través de un colador los ingredientes secos: la harina, el polvo de hornear y la sal y combina hasta que ya no veas harina.

4. Añade la mezcla de pastel en el molde con la piña ya colocadita y extiéndela de manera uniforme si es necesario. Aunque es una masa relativamente líquida y se expandirá muy bien sola encima de la fruta. Lleva el molde al horno precalentado a 175°C durante unos 40-45 minutos o hasta que esté doradito y al introducir un palillo en el centro salga limpio. Revisa a los 35 min a través del cristal del horno antes de abrir la puerta. Si aun no está dorado o el palillo sale húmedo, espera 5 o 10 min más.

NOTA TRUCO DEL ALMENDRUCO #3: el tiempo de horneado siempre es orientativo porque depende del tipo y antigüedad de tu horno, de la altura y humedad del lugar en el que vives, del material de tu molde y hasta de la marca de ingredientes. Te recomiendo que siempre anotes el tiempo que toman las recetas en tu horno para que cada vez te salgan mejor :)

5. Saca el molde del horno y déjalo enfriar en una rejilla durante 15 minutos. Luego, si lo ves necesario, pasa un cuchillo fino por el borde del pastel, aunque debería despegarse perfectamente. Tenemos que desmoldar el pastel cuando aun está calentito para que no se seque el caramelo. Pon un plato sobre el molde y, ayudándote con un trapo para no quemarte, voltéalos con confianza juntos. Entonces sentirás que el peso del molde, que ahora está arriba, pasa al plato de abajo. Levante el molde despacito. ¡Tachaaaaaaan! Si se ha quedado algo pegado al molde, no te preocupes, despégalo con cuidado y vuelve a ponerlo sobre el pastel, nadie se dará cuenta. Recuerda: hay que cagarla más. ¡Vivan los errores!

6.Deja que el pastel se enfríe un poco antes de cortarlo, si es que lo quieres probar tibio. Yo te animo a esperar a que esté a temperatura ambiente para apreciar mejor los sabores. Cómelo así solito, que ya es una auténtica maravilla o acompañado de helado de vainilla, CHANTILLY DE MASCARPONE o crema batida. Conserva a temperatura ambiente hasta 3 días en una tartera o envase hermético, o hasta una semana en la nevera.

Notes

1. OPCIÓN FÁCIL DE CARAMELO: si te da miedillo preparar la salsa de caramelo o se te resiste por lo que sea, echa en el fondo 60 g (1/4 tz) de mantequilla derretida y espolvorea por encima uniformemente 100 g (1/2 tz + 1 cda) de azúcar moreno. Luego pon encima las rodajas de piña y prosigue con la receta.

2. Conserva a temperatura ambiente hasta 3 días en una tartera o envase hermético, o hasta una semana en la nevera.

Si haces esta delicia etiquétame @La_Caranola en Instagram y/o utiliza el hastag #LaCarañola

2 comentarios en “Pastel volteado de piña”

  1. Hola Ruth he de decir que me encantan tus recetas, ya he hecho varias❤️. Me gustaría saber si en esta receta se puede reemplazar el yogurt por buttermilk. Gracias!

    1. Hola, Neily!!! No sabes cuánto me alegra que te gusten mis recetas!!! Sí, puedes sustituirlo por buttermilk, la mezcla quedará algo más ligera, pero el resultado final va a ser muy muy muy similar!! Un abrazo inmenso y muchas gracias por tu confianza!!!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Skip to Recipe