fbpx

Pie de Calabaza

Exquisito e infalible porque jamás se agrieta. Ajá, has leído bien. Esta es la receta definitiva.

No estás soñando, por fin un Pie de Calabaza al que no le salen unas grietas horribles en la superficie. Con lo desesperante que es eso después de pasarnos horas trabajando en él. Te aseguro que cuando termines de leer esta receta entenderás por qué. También te aseguro que vas a flipar con la base de tarta y te vas a hartar a hacerla para muchos otros pies. Es la bomba que va a estallar. Por cierto, si te flipa este sabor, te encantará este PASTEL DE CALABAZA y si te chiflan los pies prepara sin falta el PIE DE LIMÓN DEFINITVO.

Pie Pay de Calabaza Pumpkin Receta La Carañola
Ruth-Cabeza-Carañola

Me flipa que estés aquí tanto como bailar en sueños con Patrick Swayze. Ajá, de ti sé que te gustan los dulces. Tú vas viendo que yo soy un poco freaky.
Si quieres saber más, pincha: ¡ole!

Pero antes, remontémonos al año 1621. Las tribus de nativos americanos del noreste, los Wampanoag, cultivaban calabazas y se las llevaron como obsequio a los primeros colonos llegados a Plymouth, hoy Massachusetts. Les enseñaron los múltiples usos de esta maravillosa hortaliza y este es el motivo por el que se sirvió pastel de calabaza en su celebración juntos de la cosecha del otoño. Este sería el primer Día de Acción de Gracias en Estados Unidos, unos 50 años después de que los ingleses llegaran a su nuevo hogar.

RUTH DISECCIONA LA RECETA DEL PIE DE CALABAZA

SABOR: calabaza y especias, sutilmente dulce, en perfecta combinación con el fondo de mantequilla de la base y, opcional pero totalmente recomendable, en perfecto equilibrio con la crema batida de mascarpone.

TEXTURA: tartaleta insuperable, crujiente al morder y fundente al degustar; relleno aterciopelado que se deshace en la boca. Es un escándalo.

DIFICULTAD: el relleno no puede ser ultra mega híper sencillo y jamás se agrieta porque no contiene huevos. La base es fácil de elaborar siguiendo atentamente el paso a paso, que no te asuste.

CURIOSIDADES: seguramente ya lo sabías y más abajo lo repetiré porque vuelve loca, pero al tallo de la calabaza se le llama pedúnculo. Peduuuúnculo, me encanta.

Sea como sea, un dulce tan, tan, tan exquisito, no debería ser reducido a degustarse solo en esa fecha del año. De hecho, una calabaza sana y entera, es decir, sin trocear, puede mantenerse en perfectas condiciones varios meses. Por eso podemos disfrutar de ellas más allá del otoño, época en que se produce su cosecha. Siento que hace mucho rato que no digo una broma. Es tan buena la calabaza, que este postre no engorda sino que adelgaza. Ea, ya me he quedado tranquila.

GALERÍA BRICOMANÍA PARA HACER PIE DE CALABAZA

A ver, te digo una cosa: este es EL PIE DE CALABAZA INFALIBLE y estoy a punto de desvelarte EL SECRETO. Además de que la base es muy fácil (que yo sé que este tipo de elaboraciones suelen asustar, pero te aseguro que la vas utilizar mogollón a partir de ahora) esta crema de calabaza jamás, REPITO: JAMÁS, SE VA A AGRIETAR, como suele pasar con más frecuencia de la que nos gustaría. La razón es que no contiene huevo, haciendo que este pie pueda ser consumido por intolerantes al mismo. El huevo funciona como aglutinante en las recetas, pero como aumenta su volumen al ser horneado, puede ocasionar grietas en la superficie de las tartas y pasteles. En esta receta usaremos un poquito de harina para espesar y aglutinar y vas a ver que el resultado es EX-QUI-SI-TO y pulcro.

Es tan buena la calabaza, que este postre no engorda sino que adelgaza.

Carañola, nutricionista y prestidigitadora.

EL TRUCO DEL ALMENDRUCO
PARA HACER PIE DE CLABAZA

Puedes usar puré de calabaza de lata o preparar tu puré de calabaza casero. Mi calabaza favorita para hacer puré es la conocida en México como “de Castilla”, en España “de cacahuete”. Utiliza la variedad que más te guste, pero no te recomiendo las pequeñitas típicas de Halloween porque son más bien decorativas. Busca una que tenga “carne”.

Aquí tienes las instrucciones: lava la calabaza, pártela por la mitad. Con una cuchara quítale las semillas. Prepara una bandeja de horno con papel o un tapete de silicona y pon la calabaza boca abajo, es decir, que veamos la cáscara. Hornea a 180°C unos 40 minutos. Deja que pierdan el calor y separa la pulpa de la cáscara con una cuchara. Licúa, si quieres pasa por un tamiz o colador para descartar hebras y conserva en la nevera hasta una semana.

Puedes pensar que lo que más te va a costar es elaborar la base, pero sigue al pie de la letra el paso a paso y revisa el video y la Galería Bricomanía si tienes alguna duda. Te aseguro que una vez que le pierdas el miedito la vas a hacer un montón de veces, incluso en otras recetas. Lo más importante es trabajar con la mantequilla y el agua frías y no amasar en exceso, sino solo cohesionar. Verás que lograrás una base de pie crujiente y hojaldrada y que no está pegada y se desliza fácilmente molde.

Pie Pay de Calabaza Pumpkin con crema batida de mascarpone La Carañola

Cosas que he aprendido gracias al Pie de Calabaza:

Que no hace falta que sea Acción de Gracias para prepararlo.

Que esta base de tarta es tan increíble que la utilizaré hasta el infinito y más allá, así que anota, anota.

Que se puede bailar aunque nadie te acompañe.

Que esto es especialmente recomendable para celebrar un bocado sabroso.

Que hay más de ochocientas variedades de calabaza.

Que todas sus partes son comestibles, incluyendo el tallo.

Que al tallo se le llama pedúnculo. Pedúnculo, me encanta.

Que queda increíble con crema batida de mascarpone. Y que todo sabe mejor si le pones mucho Amor y grandes dosis de buen humor, pero bueno, esto último ya lo sabías.

PIE DE CALABAZA | Jamás se agrieta | Y base de tarta infalible | La Carañola #Shorts
Pie Pay de Calabaza Pumpkin Receta Fácil y Sin Huevo de La Carañola

Pie de Calabaza

Yield: Unas 12 porciones
Prep Time: 40 minutes
Cook Time: 35 minutes
Total Time: 1 hour 15 minutes

El Pie de Calabaza infalible que jamás, jamás, jamás se agrieta, con una base de tarta y una crema batida de mascarpone que son la combinación perfecta.

Ingredients

  • PARA LA BASE
  • 150 g, 1 y 1/4 tz, harina de trigo todo uso
  • 1/4 cdta sal
  • 115 g, 1/2 tz, mantequilla con o sin sal
  • 90 ml, 1/3 tz, agua
  • PARA EL RELLENO
  • 100 g, 1/2 tz, azúcar blanco
  • 90 g, 1/2 tz, azúcar moreno
  • 60 g, 1/3 tz + 1 cda, harina de trigo todo uso
  • 1/2 cdta sal
  • 1/2 cdta jengibre
  • 1/2 cdta nuez moscada
  • 1/2 cdta clavo
  • 1 y 1/4 cdta canela
  • 240 ml, 1 tz, nata o crema para batir
  • 180 ml, 3/4 tz, leche entera
  • 1 y 1/2 cdta vainilla
  • 210 g, 1 tz, puré de calabaza
  • PARA LA DECORACIÓN
  • 225 g, 1 tz, queso mascarpone
  • 300 ml, 1 y 1/4 tz, nata o crema para batir
  • 2 o 3 cdas, al gusto, zúcar glass

Instructions

PARA LA BASE
1. Mezcla en un bowl mediano la harina y la sal.

2. Añade la mantequilla fría cortada en cubitos de más o menos 1 cm de lado. Puedes cortarla y mantenerla en la nevera hasta que la vayas a usar. Primero mezcla e integra libremente los cubitos con la harina.

3. Luego ve aplastando y deslizando cada cubito entre tus dedos, como ves en el video, y mezclando las láminas de mantequilla que vayas generando con la harina, hasta que hayas "espachurrado" todos los cubitos. Estas lascas de mantequilla harán que la base sea súper crujiente y hojaldrada. Es importante que no recalientes la mezcla con tus manos. En cualquier momento del proceso puedes llevar unos minutos el bowl a la nevera si lo ves necesario.

3. Añade el agua muy, muy fría. Puedes reservar un poquito del agua por si finalmente no la necesitas. Mezcla con tus dedos sin aplastar ni presionar, no estamos haciendo pan, viendo que no queden bloques de harina sin humedecer, pero sin que la mezcla quede aguada.

4. Vuelca la masa sobre tu superficie de trabajo y forma un disco. Envuélvelo en film transparente y llévalo a la nevera una media hora, 15 min si es al congelador.

5. Enharina tu mesa de trabajo y un rodillo de cocina y pon el disco sobre ella. Enharina la superficie de la masa un poquito. Ve pasando el rodillo hasta conseguir una placa, de unos 4 milímetros de espesor, que pueda cubrir todo el molde y que le sobre un poquitín por los lados. De vez en cuando ve girando la masa y esparce un poquito de harina en la mesa o sobre ella para que no se pegue y para extenderla en todas las direcciones.

6. Enrolla la masa en el rodillo como ves en el video para ayudarte a extenderla sobre un molde de pyrex de unos 20 cm de diámetro. Adáptala a la forma del molde y llévala 10 min a la nevera para trabajar con ella más fría. Corta el excedente de masa para que sea circular. Arremete un poquito los bordes y luego forma los piquitos decorativos del borde del pie presionando en forma de pinza con el índice y pulgar por fuera del molde y tu otro índice por el interior hasta completar toda la circunferencia.

7. Lleva a la nevera otros 10 min. Arruga muy bien y luego estira, esto es para que se adapte bien a las curvas del molde, un trozo de papel de hornear que sirva para cubrir toda la superficie del pie y ponle encima más o menos 400 g de legumbres que utilices solamente para "hornear a ciegas", que es como se denomina a esta técnica. Lo hacemos para que no se hinche la masa al hornear. Lleva a la parte media-baja del horno, que debe estar precalentado a 220°C, durante unos 18 minutos.

8. Saca del horno y con mucho cuidado, agarrando las esquinas del papel, retira las legumbres. Déjalas enfriar y guarda en un tarro para utilizarlas en otros horneados las veces que quieras. Lleva el pie, esta vez desnudo, al horno de nuevo otro 7 minutos. Saca del horno y aplasta un poquito la base con una taza medidora metálica o el culete de un vaso, si es que se ha abombado mucho.

PARA EL RELLENO
1. En un bowl mediano combina la harina, los azúcares, las especias en polvo y la sal, con unas varillas de mano.

2. Añade e incorpora la leche, la nata y la vainilla.

3. Echa el puré de calabaza y mezcla bien hasta que no queden grumos, pero que no se hagan burbujas.

4. Vierte sobre la base pre-horneada y ha perdido el calor intenso. Haz un cinturón de papel de aluminio para cubrir los bordes del pie para que no se doren en exceso, puedes quitárselo en los últimos 5 minutos de cocción.

5. Lleva al horno, que debe estar precalentado a 190°C, durante unos 35 minutos. Debes sacarlo cuando este algo tembloroso, como un flan, pero solo por el centro, los bordes deben estar asentados. Terminará de cuajar al enfriar.

6. Deja que pierda el calor y luego lleva a la nevera al menos un par de horas antes de que la vayas a trocear. Si no le pones crema por encima puedes dejarla a temperatura ambiente después de las dos horas de nevera.

PARA LA DECORACIÓN
1. En un bowl grande con unas varillas eléctricas manuales o el bowl de un robot de cocina, pon todos los ingredientes fríos y comienza a batir a velocidad baja. Cuando ya esté todo medio incorporado, aumenta la velocidad al máximo y bate hasta que se formen picos medios-firmes.

2. Saca las varillas y dale unas vueltas con una espátula o cuchara para quitarle las posibles burbujas de aire que se hayan creado.

3. Decora, una vez el pie esté frío o a temperatura ambiente, haciendo ondas con una espátula pequeña de metal o con una cuchara.

Notes

Al preparar la base es importante que no recalientes la mantequilla de la mezcla con tus manos. En cualquier momento del proceso puedes llevar unos minutos el bowl, o más adelante el molde, a la nevera si lo ves necesario.

En la sección El Truco Del Almendruco que tienes arriba puedes ver cómo hacer tu propio puré de calabaza. Te dejo mi forma favorita de prepararlo para utilizarlo en repostería.

Si dejas enfriar el bowl para la crema batida de mascarpone en la nevera antes de prepararla, ésta montará más fácilmente.

Si haces esta delicia etiquétame @La_Caranola en Instagram y/o utiliza el hastag #LaCarañola

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Skip to Recipe