fbpx

Polvorones de almendra

La receta tradicional española que hace que vuelva a mi infancia en 3, 2, 1…

He probado muchos dulces. Te lo digo. He comido cosas exquisitas, manjares elaborados, postres virtuosos, pero nada hace que se me enternezca el corazón como un buen polvorón. Y esta receta, esta que te traigo hoy, ay, madre mía de mi alma, es insólita. Y he ingerido muchos polvorones, te hablo con conocimiento de causa. Estos polvorones de almendra son los más ricos de la galaxia navideña.

Polvorones de Almendra Tradicionales España Mantecados Navidad Receta de La Carañola
Ruth-Cabeza-Carañola

Me flipa que estés aquí tanto como bailar en sueños con Patrick Swayze. Ajá, de ti sé que te gustan los dulces. Tú vas viendo que yo soy un poco freaky.
Si quieres saber más, pincha: ¡ole!

Normalmente no me como todo lo que horneo, como ya te habrás imaginado, o a estas alturas estaría en ese cielo del que te hablo que regentan Freddy y David. Suelo repartir lo que cocino entre mis vecinos y amigos, no sin antes reservar una parte importante para Mr. X, que tiene un metabolismo envidiable el muy capullete. Bueno, pues puedo confesar y confieso que en 3 días me comí todos los polvorones que ves en el vídeo. No compartí ni uno. Y fui feliz. Tan feliz.

RUTH DISECCIONA LA RECETA DE LOS POLVORONES DE ALMENDRA

SABOR: un fondo tostado, entre la almendra y la harina, los hace cálidos, el ligero toque de canela y limón, son sutiles, equilibrantes y la manteca se funde a la perfección con el azúcar, resultando en un bocado elegante y contundente.

TEXTURA: quebradizos al morderlos, fundentes al masticarlos, sabrosísimos al degustarlos.

DIFICULTAD: solo hay que tener un poquitito de cuidado porque la masa es algo quebradiza, que precisamente es lo que los hace únicos, pero son más fáciles que emocionarse viendo Los Puentes de Madison.

CURIOSIDADES: la primera noción que tenemos de estos deliciosos pequeñines es un documento de venta de Estepa, Andalucía, firmado por la Orden de Santiago en 1559.

Recuerdo esa bandeja llena de dulces navideños que hay en los salones de todas las casas españolas en estas fechas. Esa bandeja en casa de mi abuela Nati era una fantasía total. Bombones al marrasquino, TRUFAS DE CHOCOLATE, Ferreros a tope, mantecados y polvores, mazapanes, y turrones de diferentes sabores. Me encantaba, me volvía loca el de chocolate con arroz inflado, y los favoritos de mi hermano: el TURRÓN DE ALMENDRAS DURO Y BLANDO. Pincha para ir a la receta. De nada ❤️🤓❤️

GALERÍA BRICOMANÍA PARA HACER POLVORONES DE ALMENDRA

Vivir en diferentes países ha hecho que abra mi alma a otras gastronomías y que haya integrado delicias como el PAN DE MUERTO, el PAN DE JAMÓN, la TORTA NEGRA, el PAN DE ELOTE, a mi vida. Celebro poder compartir con el mundo, gracias a este universo virtual, lo que descubro en mi viaje y lo que forma parte de mis tradiciones. Estos polvorones, igual que el TURRÓN DE ALMENDRAS, la TORTILLA DE PATATAS de mi madre, el CHOCOLATE A LA TAZA o el BIZCOCHO DE MI ABUELA, son mi infancia, forman parte de mi cultura y de mi corazón.

Polvorones de Almendra Tradicionales España Mantecados Navidad Receta La Carañola

Ver pelis ochenteras de pandillas de amigos en apuros, o echarse la siesta con las bíblicas eternas. Sonreírle a esos perritos vestidos de Papá Noel. Escribir y recibir mensajes comeflores. Los jerseis horteras. Mandarle la carta a los Reyes. No poner la alarma. No ponerse a dieta. Comer polvorones.
CÓMO ME GUSTA LA NAVIDAD.

Polvorones de Almendra Tradicionales España Mantecados Navidad Receta Carañola

Polvorones de almendra

Yield: De 12 a 16 dependiendo del tamaño
Prep Time: 15 minutes
Cook Time: 15 minutes
Additional Time: 1 hour
Total Time: 1 hour 30 minutes

La receta tradicional española de polvorones de almendra caseros que me transporta a mi infancia en 3, 2, 1... ¡FELICIDAD!

Ingredients

  • 300 g (2 tzs) harina de trigo común
  • 180 g (1 y 1/2 tzs) harina de almendra (almendra pelada cruda finamente molida)
  • 150 g (1 tz) azúcar glass
  • 1 cda ralladura limón amarillo (si no, verde)
  • 1/2 cdta canela
  • 1/4 cdta sal
  • 150 g (2/3 tz) manteca de cerdo*

Instructions

    1. En una bandeja para hornear pon la harina de trigo y la harina de almendra. Mézclalas, espárcelas uniformemente por la bandeja y llávalas al horno precalentado a 180°C durante entre 20 y 30 minutos o hasta que cojan un poco de color, removiéndolas de los extremos hacia el centro cada 10 minutos. Esto hace que el sabor de nuestros polvorones se eleve al cielo que habitan Freddy y Bowie.

    2. NOTA: si no encuentras harina de almendras ya lista, solo tienes que triturar finamente en un procesador de alimentos o licuadora almendras peladas. Y si no las encuentras ya peladas, te explico cómo hacerlo en mi receta de TURRÓN DE ALMENDRAS.

    3. Una vez doraditas, como ves en el vídeo (cuidado, tampoco las quemes), deja que pierdan el calor en la bandeja sobre una rejilla o en otro recipiente.

    4. Pon las harinas en un bol mediano, añade el azúcar glass, la ralladura de limón, la canela y la pizca de sal y mézclalo todo un poco. Luego incorpora la manteca, mezcla un poco con una espátula y después con la mano. Yo lo hago muy cómodamente solo con una mano, pero si necesitas las dos, genial también. La masa estará lista cuando ya no veas harina seca, es decir que ya se haya incorporado a la perfección la manteca en la masa. En este momento notarás el aroma de la manteca, pero no te preocupes, una vez horneados se pierde ese matiz totalmente.

    5. Vuelca la masa sobre un pedazo grande de film transparente, aplánala y compáctala en forma de disco o cuadrado, previendo la forma que necesitaremos después al cortar los polvorones y envuélvela en el film. Lleva la masa al congelador una media hora o a la nevera 1 hora. Debemos guardarla en frío así un rato para que la manteca se vuelva a endurecer y nos permita hacer los cortes limpios.

    6. Saca la masa de la nevera o congelador asegurándote primero de que ya esté firme (ojo, como una piedra de dura tampoco nos interesa). Simplemente abre el papel film transparente y con un rodillo de cocina un poco enharinado estira la masa lo justo para que alcance unos 2 cm de grosor. Si lo ves necesario porque la masa se agrieta, compacta los bordes o las partes de masa que se separen. Es una masa frágil y quebradiza, pero te aseguro que eso es lo que hace taaaaan especial este tipo de "galletas".

    7. Corta los polvorones. ¡OLEEEEE, SOY FELIZ! Utiliza un cortador de galletas circular (el mío es de 6 cm de diámetro, pero puede ser más pequeño, no te lo recomiendo más grande) u ovalado, que son las formas típicas que se usan en España. Como es una masa quebradiza y hay que manipularla con cuidado, a mi me gusta, como ves en el vídeo, cortar todos los polvorones y después ir apartando los restos. Entonces agarro con suavidad los círculos, si hace falta corrijo un poco la forma o compacto alguna miga sobrante y los paso directamente a una bandeja de horno preparada con un tapete de silicona o papel de hornear.

    8. Junta de nuevo los recortes sobrantes, compáctalo, vuélvelos a alisar para aprovechar al máximo la masa y que salgan todos los polvorones posibles. Hazme caso, cuando se te terminen te acordarás de ese trocito de masa que tiraste y desearás haber hecho un minipolvorón con ella.

    9. Lleva la bandeja al congelador durante unos 15 minutos, o si no a la nevera, donde tengas espacio, mientras se precalienta el horno a 200°C. Una vez precalentado el horno, hornéalos con el calor arriba y abajo sin ventilador durante unos 12 a 17 minutos, dependiendo del tamaño de tus polvorones. Están listos cuando ya no se vea la masa como brillante por arriba, lo que querría decir que aun está húmeda. No se doran mucho por arriba, pero sí por abajo, por eso fíjate en los bordes que tocan la bandeja, por si se están dorando mucho las bases, para que no se te quemen.

    10. Sácalos y deja que se enfríen por completo en la bandeja sobre una rejilla. No los toques hasta que hayan perdido el calor pues estarán aun frágiles.

    11. Una vez a temperatura ambiente espolvoréalos por encima con azúcar glass y guardalos en una caja de lata o en un tupperware a temperatura ambiente hasta 3 semanas. No necesitan frío. Puedes envolverlos en papel de seda cortado en cuadrados de unos 17x17 cm.

Notes

1. En España es muy fácil encontrarlos, pero si no encuentras papeles de polvorón, envuélvelos en papel de seda que cortes en casa en cuadrados de unos 17x17 cm y quedarán igual de preciosos. No te recomiendo usar papel de horno porque es más duro y al envolverlos, como ves en el vídeo, puedes aplastarlos y que se te rompan.

2. Es muy importante cuando vayas a cortar los polvorones que la masa esté fría. Lleva la masa a la nevera antes de este paso. De hecho, podrías hacer una pausa en el proceso y guardar la masa hasta 3 días para cortarla y hacerlos cuando quieras.

3. No manipules los polvorones hasta que hayan perdido el calor después de hornearlos porque en ese punto es cuando más delicados son y podrían romperse.

4. *Si te es imposible totalmente encontrar manteca de cerdo, podrías usar mantequilla, pero el sabor cambia. Estarían ricos, pero no sabrían a polvorón tradicional.

Si haces esta delicia etiquétame @La_Caranola en Instagram y/o utiliza el hastag #LaCarañola

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Skip to Recipe