fbpx

Scones, Biscuits, Bisquets

Que no te confunda el nombre, su exquisitez es idéntica.

¿Cómo es posible que unos simples panecillos habiten tanto el Palacio de Buckingham como los Kentucky Fried Chincken del mundo? Ya te lo digo yo: los Scones, Biscuits o Bisquets, los llames como los llames, son insuperables. Por supuesto, en cada casa le ponen su toque, como con todas las recetas, pero te aseguro que mi versión de estos bollitos, hojaldrada y deliciosamente mantequillosa, te va a FLI-PAR.

Scones Biscuits Bisquets Panecillos Ingleses Caseros Fáciles Receta La Carañola
Ruth-Cabeza-Carañola

Me flipa que estés aquí tanto como bailar en sueños con Patrick Swayze. Ajá, de ti sé que te gustan los dulces. Tú vas viendo que yo soy un poco freaky.
Si quieres saber más, pincha: ¡ole!

Pero, ¿qué diferencia un scone inglés de las biscuits americanas, o los bisquets, como se llaman en México? Su elaboración es muy similar, pudiendo los británicos añadirle algo de azúcar a la masa, por su extendida costumbre de consumirlos en el desayuno o la hora del té. En Estados Unidos los biscuits se engloban dentro de los panes rápidos, en los que se usa bicarbonato o polvo de hornear para su levado, a diferencia de en el Reino Unido, donde esta palabra se utiliza la para referirse a las galletas, lo que los americanos denominan cookies. Qué lio y qué facil a la vez. Te lo cuento de otra forma.

RUTH DISECCIONA LA RECETA DE LOS SCONES, BISCUIT, BISQUETS

SABOR: suculenta masa hojaldrada con un fondo inconfundible de mantequilla.

TEXTURA: crujiente por fuera, quebradiza y suave por dentro.

DIFICULTAD: más fácil que anhelar tomar el té con Anthony Bridgeton o montar a caballo con él. Cualquier cosa con él, vaya, para que me entiendas.

CURIOSIDADES: los scones se originaron en Escocia a principios del siglo XVI. La primera referencia impresa es de 1513. Alrededor de 1840, se convirtieron en parte esencial de la hora del té en Inglaterra. Este “ritual de moda” fue popularizado por Anna Rusell, la duquesa de Bedford y se extendió rápidamente dentro de la alta sociedad británica.

Los tradicionales scones británicos eran degustados de manera regular por su majestad la Reina, que era tan fan de estos pequeñines como cualquier hijo de vecino. Allí se acompañan normalmente con nata espesa o mantequilla y mermelada y como te decía se consideran un desayuno o merienda, mientras que en Estados Unidos pueden formar parte de un brunch, sí, pero también de un almuerzo o cena, acompañando muy habitualmente pollo frito, por ejemplo. Como lo lees. Babeo, lo sé. No tengo remordimientos a la hora de combinar cosas deliciosas. La cadena KFC hizo de sus biscuit una marca de la casa, ahí es na´.

GALERÍA BRICOMANÍA PARA HACER SCONES, BISCUIT, BISQUETS

Lo que queda claro es que traspasan fronteras, horarios e ingredientes con los que zampárselos. Como esta MERMELADA DE NARANJA, esta MERMELADA DE FRESA, o por qué no, esta NUTELLA SALUDABLE. Otros dulces que yo me comería tanto para desayunar como de postre son este BANANA BREAD DE CHOCOLATE, esta TARTA TATÍN, este PASTEL VOLTEADO DE MANDARINA y estas ROSQUILLAS DE LA ABUELA. Que en tu alimentación no manden ni las modas ni la tradición, sino tu criterio y la cordura.

Scones Biscuits Bisquets Panecillos Ingleses Caseros Fáciles Receta de La Carañola

Aquí van algunas verdades que tienes que escuchar hoy:
1) Todavía no has vivido tus momentos más felices.
2) Así como todo llega, todo pasa.
3) Para conseguir algo que nunca has tenido,
tal vez tengas que hacer algo que nunca has hecho.
4) Eres la persona más importante en tu vida, ámate mucho.
5) Esto solo pasa una vez, haz que merezca la alegría.

Scones Biscuits Bisquets Panecillos Ingleses Caseros Fáciles Receta La Carañola

Scones, Biscuits, Bisquets

Yield: De 12 a 16, según su tamaño
Prep Time: 10 minutes
Cook Time: 22 minutes
Additional Time: 30 minutes
Total Time: 1 hour 2 minutes

Que no te confunda el nombre, su exquisitez es idéntica. Estos Scones, Biscuits, Bisquets, son hojaldrados, mantequillosos y deliciosos.

Ingredients

  • 450g (3 tzs) harina de trigo todo uso
  • 3/4 cdta sal
  • 1´5 cdas polvo para hornear (18 g)
  • 130 g (1/2 tz + 1 cda) mantequilla con o sin sal
  • 360 ml (1´5 tzs) suero de leche / buttermilk (mezcla casera: 20 ml limón + 170 ml leche + 170 ml nata o crema de leche, combinar y reposar 5 minutos)

Instructions

    1. Precalienta el horno 200°C y cubre una bandeja grande con papel de hornear o un tapete de silicona.

    2. En un bol amplio, tamiza la harina, la sal y el polvo de hornear y combínalos con unas varillas manuales.

    3. Agrega la mantequilla fría cortada en cubitos de más o menos un centímetro de lado. Revuelve para cubrirlos todos de harina e integrarlos en la mezcla. Ve deslizando los cubitos entre tus dedos, aplastándolos, creando láminas de mantequilla con ellos. De vez en cuando revuelve la mezcla con tus manos para cubrir de harina todas las lascas de mantequilla y repite el proceso hasta que todos los cubitos se hayan convertidos en láminas. Ten cuidado de no trabajar demasiado o mezclar en exceso la masa, calentándola, o podrías convertirla en una especie de pasta. No queremos eso.

    4. Agrega el suero de leche bien frío y mezcla suavemente para combinar los ingredientes teniendo cuidado de no sobre batir.

    5. Cuando la masa esté completamente humedecida y combinada, aunque algo arenosa como ves en las imágenes, vuélcala sobre tu mesa de trabajo ligeramente enharinada. Presiona y da forma a la masa con tus manos hasta obtener un rectángulo de 3 centímetros de grosor. NOTA: la parte que viene a continuación es opcional, pero recomendable porque crearemos un efecto hojaldrado en nuestros scones. Corta la masa por la mitad y pon una mitad sobre la otra. Aplasta de nuevo hasta obtener otra vez un rectángulo de 3 centímetros de espesor, corta por la mitad, superpón las dos partes y aplasta hasta obtener, ahora sí, un rectángulo definitivo de 3 centímetros de grosor. Envuélvelo en film transparente y llévalo a la nevera para que enfríe durante unos 30 minutos, 15 si lo llevas al congelador.

    6. Pon tu rectángulo sobre tu mesa de trabajo ligeramente enharinada o directamente abre el film transparente y corta tus biscuits sobre él, como hago yo en el vídeo, para que no se peguen a la mesa. Tienes varias opciones para cortarlos: 1) usa un cuchillo o rasqueta para cortarlos en cuadrados o rectángulos (esto significa que no hay que volver a amasar las sobras porque usarás por completo la masa en un solo paso); 2) para hacerlos redondos usa un cortador de galletas circular enharinado (de unos 6 o 7 centímetros de diámetro). Cuando hayas usado toda la masa, júntala y amásala ligeramente para unirla de nuevo y repite el corte de la masa hasta que la hayas usado por completo.

    NOTA: si los quieres triangulares al final del paso 5 en lugar de formar un rectángulo, forma un círculo con la masa y tendrías que porcionarla como si fuera una pizza.

    7. Según vas cortando tus panecillos ve pasándolos a la bandeja preparada. Refrigera los scones en su bandeja durante unos 30 minutos en la nevera o 15 en el congelador para que se enfríen antes de hornearlos. Esto hará que mantengan mejor la forma. Justo antes de hornearlos pincélalos con huevo batido solo por arriba.

    8. Llévalos al horno ya precalentado a 200°C y hornéalos hasta que crezcan hermosos y estén doraditos por encima, entre 20 y 25 minutos. Ve chequeando cómo van por la ventana del horno a partir de los 17 minutos. Cada horno es un mundo, siempre te lo digo, quiéreme aunque sea una pesadita. ¡Jijijiji!

    9. Puedes pincelarlos con un poco de mantequilla derretida después de sacarlos del horno. Deja que pierdan un poco el calor antes de servir. Córtalos por la mitad y úntalos con mantequilla y esta MERMELADA DE NARANJAS o esta MERMELADA DE FRESAS. Consérvalos a temperatura ambiente en un envase hermético por hasta 3 días (puedes meterlos 3 minutitos en el horno precalentado antes de comerlos), aunque como más ricos están es recién hechos. Mira las notas para ver trucos de antelación.

Notes

Si quieres hacerlos una mañana temprano y ahorrarte trabajo a esa hora, puedes hacerlos con 1 o 2 días de anticipación y tenerlos ya cortados y cubiertos con film en la nevera. Solo tienes que precalentar el horno y sacarlos de la nevera a una bandeja para hornear cuando ya esté a 200°C. Fríos de toda la noche puede que tarden algún minutito más. Pincélalos con huevo antes de hornear.

También puedes tenerlos cortados y congelados. En este caso ponlos en la bandeja mientras se precalienta el horno para que no estén tan fríos al hornear. Pincélalos con huevo antes de hornear.

La cantidad de harina es importante. Si no tienes una báscula asegúrate de medirla adecuadamente según su volumen. Usa el método de la cuchara y el barrido: en lugar de sacar la taza medidora en la bolsa de harina sin más, airea la harina, luego usa una cuchara para llenar la taza medidora de manera ligera, sin apretarla, y finalmente pasa el borde plano de un cuchillo a ras de taza para empujar el exceso de harina.

Puedes aumentar 2 o 3 cucharadas la cantidad de mantequilla para que queden más tiernos y mantecosos. También quedan muy ricos.

MECLA CASERA DE SUERO DE LECHE: si no encuentras suero de leche o buttermilk en tu supermercado, mezcla 20 ml limón, 170 ml leche y 170 ml nata o crema de leche y deja que reposen unos 5 o 10 minutos hasta que la mezcla se corte un poquito y espese ligeramente.

VERSIÓN SIN GLUTEN: sustituye la harina de trigo por la mezcla Sin Gluten de Bob´s Red Mill o la marca que suelas utilizar.

VERSIÓN SIN LACTOSA: sustituye la mantequilla por margarina o mantequilla sin lactosa y elabora tu buttermilk casera con leche y crema sin lactosa y limón.

VERSIÓN VEGANA: sustituye la mantequilla por tu margarina vegetal favorita y el suero de leche por uno casero elaborado con la bebida vegetal que prefieras y limón.

Si haces esta delicia etiquétame @La_Caranola en Instagram y/o utiliza el hastag #LaCarañola

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Skip to Recipe