fbpx

Hojaldre de frambuesas

Una masa crujiente de mantequilla con crema de queso y fruta solo puede generar PLACER.

Me flipa un pastel de capas, con su relleno, su decoración, su todo. Es maravilloso dedicarle tiempo a un postre con tantas elaboraciones como Amor, como este PASTEL DE LIMÓN, este PASTEL RED VELVET o este PASTEL DE CHOCOLATE. Sin embargo, reivindico igualmente los dulces fast and furious que llenan el alma y las barriguitas con el mismo cariño, pero invirtiendo mucho menos tiempo. Por eso este Hojaldre de Frambuesa y yo hemos venido a hoy aquí, bombones.

Hojaldre de Frambuesas Fácil y Rápido Danish Puff Pastry Crema de Queso Cream Cheese Raspberry Frutos rojos tartaleta con Fruta Receta La Carañola
Ruth-Cabeza-Carañola

Me flipa que estés aquí tanto como bailar en sueños con Patrick Swayze. Ajá, de ti sé que te gustan los dulces. Tú vas viendo que yo soy un poco freaky.
Si quieres saber más, pincha: ¡ole!

El hojaldre es una masa crujiente que se elabora preparando un amasijo con harina y agua, éste se extiende y después se coloca sobre él un empasto de mantequilla u otra manteca. Se dobla y estira varias veces generando un laminado con la grasa, que después del horneado genera su crocante tan característico. No es un trabajo excesivamente complejo, pero sí más laborioso y largo que el de otros postres. Pero, oh, divina modernidad, si no tenemos tiempo es muy fácil encontrar masas listas para utilizar y ser tuneadas en casi todos los supermercados.

RUTH DISECCIONA LA RECETA DEL HOJALDRE DE FRAMBUESAS

SABOR: el relleno de queso y la capa de fruta ofrecen una dulzura en su punto justo, ligeramente cítrico, envolvente y exquisito que, junto con la tartaleta de hojaldre, con su toque inconfundible a mantequilla, forman el equipo perfecto. El glaseado es un puntazo inolvidable.

TEXTURA: la masa es crujiente y se funde en tu boca, la mezcla de queso crema y frambuesas aporta untuosidad, suavidad y frescura. Vuelvo al glaseado. En la receta digo que es opcional, pero por favor, hazlo. Eleva la jugosidad al cielo de las tartaletas.

DIFICULTAD: más fácil que quedarte dormido/a escuchando un podcast ASMR conducido por Cillian Murphy. Mi sueño hecho realidad.

CURIOSIDADES: puedes hacer un montón de formas diferentes con tu hojaldre y utilizar otras frutas como fresas, arándanos, moras o cerezas, así que deja volar tu imaginación. El mundo “tartaletil” no tiene límites, igual que tú.

El origen del hojaldre, como siempre que entramos en la historia de los ingredientes y platos, es un poco un chocho macabeo, que decimos en España. Un lío, una disputa perenne. Para hablar de su nacimiento y evolución tendríamos que remontarnos a la época grecorromana y después pasar por los árabes, que lo introdujeron en la península ibérica. Los franceses, maestros en pastelería, sostienen que la versión moderna se creó en su tierra, de la mano de Claude Gelée y posteriormente de Marie Antoine Carême. Y sin más dilación, vuelvo a lo que nos acontece: un postre fácil y rápido con el que vas a dejar a todos con la boca y corazón abiertos.

GALERÍA BRICOMANÍA PARA HACER HOJALDRE DE FRAMBUESAS

Quiero confesarte algo. Nah, a decir verdad te lo he dicho tantas veces que a lo mejor hasta te caigo pesadita. Nah, a decir verdad sé que me quieres porque te pasa lo mismo. Si algo cruje para mi tiene ya un punto a favor. El hojaldre siempre está más rico el día en que lo hacemos, pero no te preocupes por nada porque en la receta te explico cómo congelarlos para tenerlos siempre listos para hornear, cómo conservarlos cuando ya los tienes hechos y un súper truco para “revivirlos” y que estén tan deliciosos como recién hechos. Y date un paseo por mi GUÍA PARA UN GLASEADO PERFECTO, te va a molar. ¡¡Pasean, lean y disfruten!!

Hojaldre de Frambuesas Fácil y Rápido Danish Puff Pastry Crema de Queso Cream Cheese Raspberry Frutos rojos tartaleta con Fruta Ficha Receta de La Carañola

El tiempo, el tiempo, qué cosas tiene. O más bien la vida.

Siempre he pensado que te va trayendo lo que necesitas vivir,
pero cada vez estoy más convencida de que hay
que tener narices para ir a por lo que quieres.
Yo lo voy teniendo claro. ¿Estoy cagada? Sí. ¿Me va a parar eso? No.

¿Tú sabes lo que quieres? Así entre tú y yo. Ujhum… Pues, adelante.

Hojaldre de Frambuesas Fácil y Rápido Danish Puff Pastry Crema de Queso Cream Cheese Raspberry Frutos rojos tartaleta con Fruta Ficha Receta La Carañola

Hojaldre de frambuesas

Yield: 6 porciones
Prep Time: 10 minutes
Cook Time: 20 minutes
Total Time: 30 minutes

Una masa crujiente de mantequilla con crema de queso y fruta solo puede generar PLACER. Este Hojaldre de Frambuesas es el ejemplo ideal.

Ingredients

TARTALETAS DE HOJALDRE

  • 1 hoja de hojaldre preferiblemente rectangular o cuadrado (si es redondo haremos otra forma)
  • 1 huevo + 2 cdtas agua o leche
  • 115 g (poco más de la mitad de un bloque) queso crema
  • 30 g (2 cdas) azúcar blanco
  • 1 cdta vainilla
  • 3 cdtas jugo de limón
  • 120 g (1/2 tz) mermelada fresa o frutos rojos + extra para pincelar (si fuera necesario)
  • 180 g (1 y 1/2 tzs) frambuesas (o fresas, arándanos, moras, cerezas o una combinación)
  • 2 cdtas fécula de maíz

GLASEADO (opcional, pero por todas las Diosas, hazlo)

  • 60 g (1/2 tz) azúcar glass
  • 1 cda jugo de limón (o leche, o agua)

Instructions

PARA LAS TARTALETAS

    1. Precalienta el horno a 200ºC y cubre una bandeja para hornear amplia con papel de hornear o un tapete de silicona.
    2. Primero vamos a preparar el relleno de queso crema y la mezcla de las frambuesas para que una vez cortemos el hojaldre ya lo tengamos todo listo y así no se ablande demasiado la masa al estar a temperatura ambiente.
    3. En un bol mediano mezcla el queso crema, va a ser más fácil si está a temperatura ambiente, con el azúcar, la vainilla y el jugo de limón hasta que quede suave, homogéneo y cremoso. Con un tenedor es suficiente, al principio verás grumos que se irán deshaciendo, pero si quedan algunos no-pasa-nada. Después de hornear todo quedará increíble. Reserva.
    4. Mezcla en otro bol la mermelada de fresas o frutos rojos con las frambuesas y la maicena. Reserva también.
    5. Desdobla la masa de hojaldre (si estaba congelada pásala la noche anterior a la nevera para que al día siguiente ya la tengas descongelada, pero fresca) y extiéndela sobre la bandeja que tienes preparada. Dependiendo de su forma "te pedirá" que la cortes de una u otra forma. Como la mía es rectangular, me permite hacer 6 rectángulos perfectos para 6 personas. Si es cuadrada tal vez te salgan 6 u 8 cuadrados y si es redonda a lo mejor queda más bonito en triángulos. Separa las piezas por la bandeja porque se hincharán un poquito durante el horneado.
    6. Marca con un cuchillo un borde de 1 cm de ancho por el borde exterior de cada tartaleta. Esto permite que los bordes se eleven para contener el relleno. No cortes por completo hasta abajo, solo lo suficiente para dejar un borde marcado.
    7. Bate el huevo con 2 cucharaditas de leche o agua y usa una brocha de repostería para pincelar este borde exterior. Esto ayuda a que se doren y queden brillantes y apetitosísimos una vez horneados.
    8. Divide la totalidad del relleno de queso entre tus tartaletas, más o menos será una cucharada por cada una. Extiende la crema de queso por dentro del borde con el dorso de una cuchara.
    9. Divide y distribuye el relleno de frambuesa sobre la capa de queso. No lo sobrecargues, debería poder verse el queso crema asomándose un poquito por debajo de la fruta. A ver, esto es como para que quede más cuqui, pero son tus tartaletas y puedes hacer con ellos lo que te salga del hojaldre ;)
    10. En este momento podrías hacer 2 cosas: 1) llevarlas al congelador y una vez congeladas guardarlas en una bolsa zip y hornearlas cuando las necesites dejándolas a temperatura ambiente mientras precalientas el horno (tal vez tarden en hacerse un poquito más); o 2) llevarlas a la nevera hasta 3 días y hornearlas cuando las necesites. Recientes siempre están mucho más crujientes e increíbles.
    11. Lleva la bandeja al horno, en la rejilla del medio, durante unos 20-25 minutos o hasta que se hinchen uniformemente y los bordes estén dorados.
    12. Cuando todavía estén calientes en la bandeja para hornear, puedes pincelar un pelín la parte superior con un poco más de mermelada. Esto agrega un poco de brillo. Hazlo solamente si sientes que se ha secado la superficie. A las mías no les hizo falta, pero tú libre como el viento siempre.
    13. Pasa las tartaletas con una espátula a una rejilla para que pierdan el calor. Puedes comerlas calientes o ya a temperatura ambiente.

PARA EL GLASEADO

    1. Como aderezo opcional, pero indudablemente recomendable, haz un glaseado con el azúcar en polvo y el jugo de limón o líquido que elijas. Añade el líquido muy, muy poco a poco, hasta que obtengas una consistencia líquida pero densa, similar al pegamento. Si está demasiado espeso, agrega unas gotitas más de líquido. Demasiado delgado, un poco más de azúcar. Te dejo esta GUÍA COMPLETA PARA UN GLASEADO PERFECTO por si quieres más detalles y variaciones.
    2. Echa chorritos de glaseado por encima de las tartaletas a tu gusto. Mejor si lo haces cuando no están híper calientes recién salidas del horno o el glaseado se disolverá demasiado, pero vaya, que va a quedar brutalmente delicioso de todas todas.
    3. Te quiero. Disfruta, que para ti es el mundo.

Notes

    1. Si quieres hacerlas con antelación puedes hacer 2 cosas una vez que ya tienes tus hojaldres listos con la crema de queso y la fruta encima: 1) llevarlas al congelador y una vez congeladas guardarlas en una bolsa zip y hornearlas cuando las necesites dejándolas a temperatura ambiente mientras precalientas el horno (tal vez tarden en hacerse un poquito más); o 2) llevarlas a la nevera hasta 3 días y hornearlas cuando las necesites. Recientes siempre están mucho más crujientes e increíbles.
    2. El hojaldre siempre está infinitamente más rico el día en que lo haces, después pierde un poco su toque crujiente. Así que ten eso en mente a la hora de hacerlos, pero te duran 3 o 4 días sin ningún problema. Un truco muy guay para "revivirlos" es guardarlos en un envase hermético sin el glaseado (pon el glaseado cuando los vayas a servir) y llevarlos al horno, horno tostador, airfryer, lo que sea, unos minutos para que se pongan crujientitos de nuevo.
    3. Usa los frutos rojos que más te gusten. Fresas, frambuesas, arándanos, cerezas o una combinación de las que quieras, siempre que la cantidad completa sea la indicada.
    4. Puedes utilizar fruta fresca o congelada. Si la usas congelada mejor deja que se descongele y seca el exceso de líquido antes de utilizarla en la mezcla.

Si haces esta delicia etiquétame @La_Caranola en Instagram y/o utiliza el hastag #LaCarañola

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Skip to Recipe