fbpx

Nadie come como Brad

Comer como come Brad Pitt es un arte, pero hacerlo con una cámara pegada a la cara y con ese desparpajo es de una maestría superlativa.

A ver, Brad es superlativo, en general. Y en particular, además, es súper guay. No hay un tío más cool en el mundo. Busca, busca, a ver si encuentras. Piénsalo seriamente. Camina como si el suelo fuera suyo; no está (aparentemente) pendiente de su aspecto porque, oye, tampoco tiene la necesidad, y esa despreocupación lo hace más interesante; y come… Cómo come Brad.

BRAD COME COMO SI NADIE LE ESTUVIERA MIRANDO

Ajá. Eso es. He dado en la tecla. Brad come como si estuviera solo en la cocina, en pijama, con la tele de fondo en el salón, y un bocadillo de tortilla de patatas medio cuajada (la única forma correcta de preparar tortilla) con mayonesa y pimientos verdes fritos entre las manos.

Sin pudor. Tiene la barbilla manchada, se rechupetea los dedos, recoge y lleva a su boca los pedazos que se le caen y pasa su lengua impúdicamente por el costado del tentempié, como si de un helado de cono derritiéndose en una tarde de verano se tratase.

Y claro, lo saben aquí y en la Conchinchina y todos los directores con los que trabaja le ponen al lío porque saben que vende. Saben que estamos esperando ese momento en que Brad decida llenarse el gaznate, sin ningún tipo de justificación.

MENOS VERGÜENZA Y MÁS BRAD

Esas primeras citas en que no sabes qué pedir para no mostrar que eres un humano que se alimenta, esas fotos que pides de rodillas que se borren de carretes ajenos porque te pillaron a carrillo lleno, ese pasar recatadamente como si ya no tuvieras hambre cuando te ofrecen rellenar de nuevo tu plato… Bueno, pues a Brad no le pasa.

También te voy a decir que no es el único actor que repite actividad en pantalla. Hay especialistas en otras lides. Y como muestra, estos dos botones.

Tom corre en todas sus películas como si no hubiera un mañana y alardea de no necesitar dobles de acción y Leo siempre tiene algo con lo que brindar y aclararse la garganta.


BRAD COME POR DEPORTE

Para cerrar este desvarío y abrir nuestro alma en canal, ve el siguiente video. Los súper guays de Burger Fiction, en su línea analítica y excéntrica del séptimo arte, nos regalan esta joya freak: una recopilación de Brad hincándole el diente a todo lo que pilla en sus pelis. Vivan Brad y su metabolismo. Cómo me gustaría verle comer este Coulant de Chocolate. Dicen que es el más sexy. El coulant, digo. Ok, Brad también.

15 Minutes of Brad Pitt Eating

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra