fbpx

Crumble de Arándanos

¡O de la fruta que se te antoje! Un universo de deliciosas posibilidades.

Bienvenidos al maravilloso e infinito mundo de las combinaciones infalibles. Un Crumble de Arándanos (o la fruta que más te guste, me repito como el ajo) es, junto con un buen BROWNIE y unas GALLETAS CON CHISPAS DE CHOCOLATE, el postre que nunca falla y se hace en un pis-pás. ¡¡Y facilísimo!! Triunfo asegurado.

Crumble de Arándanos y de cualquier fruta con helado Skillet Sartén Receta La Carañola
Ruth-Cabeza-Carañola

Me flipa que estés aquí tanto como bailar en sueños con Patrick Swayze. Ajá, de ti sé que te gustan los dulces. Tú vas viendo que yo soy un poco freaky.
Si quieres saber más, pincha: ¡ole!

Ajá, lo primero es lo primero. ¿Qué es un crumble? Es una elaboración dulce de origen anglosajón que tiene diferentes usos y es, madre mía, cómo es… BUENÍSIMA. Es básicamente una mezcla de harina, azúcar y mantequilla. El calor reblandece la fruta y endurece la cubierta o crumble, una especie de masa de galleta desmenuzable, que al hornearse queda crujientita y deliciosa. Puedes hornearla solita extendida en una bandeja en trozos de diferentes tamaños y acompañar con ella, natillas, yogur, helado, compotas o, por ejemplo estas FRESAS MACERADAS, u hornearla sobre frutas, como vamos a hacer hoy o sobre un bizcocho, como este BIZCOCHO DE LIMÓN.

RUTH DISECCIONA LA RECETA DEL CRUMBLE DE ARÁNDANOS

SABOR: arándanos endulzados en su justa medida, con un toque de limón que equilibra el relleno a la perfección, el crumble es… Insólito, la galleta más deliciosa que puedas imaginar. La avena y la almendra son un puntazo incomparable.

TEXTURA: el relleno es fundente, aterciopelado, suculento; el crumble, crujiente y con algunas partes más suaves, lleno de matices gracias a la avena y la almendra laminada.

DIFICULTAD: más fácil que reírse con Mónica y Ross bailando a duo.

CURIOSIDADES: cuentan que esta receta se ideó durante la Segunda Guerra Mundial. La elaboración de tartas tradicionales era demasiado costosa, así que el crumble, esta simple mezcla de frutas, harina, mantequilla y azúcar, se convirtió en un exquisito postre, económico y popular.

El texto de la locución de la vídeo-receta comienza con una frase de Carl Sagan, el maravilloso y entrañable astrofísico y cosmólogo. Lo recuerdo con mucho cariño. Me fascinaba, siendo niña, cuando repusieron en España su documental “Cosmos”. Ya sabes que no puedo hablarte de una receta sin más y en estos días, después de que hayamos visto las imágenes de viveros estelares y estrellas individuales nacientes que ha revelado el telescopio Webb, ni te cuento. Me hierve la imaginación comeflor. La de Carl Sagan y Ann Druyan, siempre será de mis historias de Amor favoritas.

GALERÍA BRICOMANÍA PARA HACER CRUMBLE DE ARÁNDANOS

Se conocieron a mediados de los años 70 cuando participaron en el proyecto Voyager de la NASA: dos sondas con la misión de volar por el espacio interestelar, llevando de paso consigo un disco, el Disco de Oro “Murmullos de la Tierra” que sintetizara la cultura de la humanidad. Sonidos, imágenes y hasta música, que representase la vida en la Tierra. Algo así como un mensaje galáctico en una botella. Carl le propuso a Ann, entonces solo colega de trabajo, incluir su electroencefalograma. Ann aceptó. Dos días después tuvieron una conversación telefónica y, sin que se hubiera dado entre ellos un solo encuentro romántico, se dieron cuenta de que estaban enamorados. Sin más, decidieron casarse. Siempre se alegraban de contar que mandaron al universo un mensaje de Amor Verdadero directamente desde el corazón de Ann. Bueno, me voy a llorar un ratito y ya vuelvo con la receta.

EL TRUCO DEL ALMENDRUCO
PARA HACER CRUMBLE DE ARÁNDANOS

Ponerle un poco de fécula de maíz al relleno, o en su defecto harina de trigo, ayuda a que el crumble se empape menos con el jugo de la fruta y hace que ésta quede melosa y no aguada.

Aromatiza la fruta. Añade las especias que te apetezca y sustituye la ralladura y el jugo de limón por naranja u otro cítrico o, incluso, por un licor que te mole, como brandy, vino dulce o amaretto.

Utiliza la fruta que más te guste y ajusta el azúcar al dulzor y nivel de maduración de la misma. Por ejemplo, los arándanos son menos dulces que las moras o las manzanas.

Tunea el crumble con copos de avena, frutos secos, especias y juega con los tipos de azúcar para conseguir diferentes texturas. Solo con azúcar moreno queda más crujiente y caramelizado.

Mantequilla en cortada en cubos de más o menos 1 cm y usarla entre fresca y a temperatura ambiente. Esta es la manera en que se elabora mejor esta masa. Si te pasas amasando y la calientas demasiado con las manos, llévala un ratito a la nevera, hasta que te permita de nuevo hacer los “trozotes” de galleta.

Si te flipa un crumble extra mega crujiente, pre-hornea parcialmente la mezcla de crumble solita en una bandeja, solo hasta que empiece a dorarse, unos 15-20 min y luego espárcela sobre la fruta y hornear el conjunto. Con esto también consiguimos que la fruta quede más entera.

Proporción fruta y crumble. Las cantidades que te doy son para mi un buen equilibrio, sin embargo, para gustos están los colores. Si te mola más crumble, más crumble; si te mola más fruta, más fruta. Eres la Reina de Inglaterra de tu horno.

Crumble de Arándanos y de cualquier fruta con helado Skillet Sartén Receta de La Carañola

Frase de Carl a Ann.
En la inmensidad del espacio y en la inmensidad del tiempo,
es un placer compartir un planeta y una época contigo.
Dos frases mías para Mr. X, mi Amor.
No creo en el azar, creo en el Amor.
De todas las galaxias del universo, tú eres mi polvo de estrellas favorito.

CRUMBLE DE ARÁNDANOS | Y de cualquier fruta | La Carañola #Shorts
Crumble de Arándanos

Crumble de Arándanos

Yield: 10 raciones
Prep Time: 15 minutes
Cook Time: 55 minutes
Total Time: 1 hour 10 minutes

Este Crumble de Arándanos, o de la fruta que se te antoje, es un universo de deliciosas posibilidades. ¡Intersestelar!

Ingredients

PARA EL RELLENO

  • Entre 500 y 600 g de arándanos o la fruta que prefieras, unas 4 o 5 tazas
  • 60 g (1/4 tz) azúcar blanco
  • 60 g (1/3 tz) azúcar moreno
  • 1 y 1/2 cdas ralladura de limón
  • 45 ml (3 cdas) jugo de limón
  • 1 cda fécula de maíz o harina de trigo

PARA EL CRUMBLE

  • 150 g (1 tz) harina de trigo común
  • 120 g (1/2 tz) azúcar blanco
  • 90 g (1/2 tz) azúcar moreno
  • 1/2 cdta sal
  • 75 g (3/4 tz) avena en hojuelas
  • 60 g (3/4 tz) almendras laminadas
  • 170 g (3/4 tz) mantequilla con o sin sal

Instructions

PARA EL RELLENO

  1. Precalienta el horno a 175°C.
  2. Lava y seca la fruta que vayas a utilizar. Si utilizas frutos rojos como frambuesas, arándanos o moras, déjalos completos. Si quieres hacer tu crumble con otro tipo de frutas como fresas, melocotones, duraznos, manzana u otra fruta de tamaño mediano o grande, córtalas en pedazos tamaño bocado. En este caso lo haremos con arándanos. Reserva.
  3. Disuelve en un cuenco pequeño la fécula de maíz con el jugo de limón. Reserva.
  4. En un bowl mediano combina la fruta con todos los ingredientes del relleno, incluyendo la mezcla de jugo y fécula que acabas de preparar.
  5. Unta tu molde con mantequilla y esparce regularmente los arándanos. Puedes utilizar una sartén hierro apta para el horno, como yo, de unos 25 cm de diámetro. También puedes hacerlo en un molde de Pyrex, de cerámica o aluminio, lo que tengas a mano. Ajusta las cantidades de ingredientes a tu gusto si prefieres hacerlo en un molde más grande o más pequeño. Deja a un lado el molde con la mezcla del relleno mientras haces el crumble.


PARA EL CRUMBLE

  1. Pon en un bowl mediano la harina, el azúcar blanco, el azúcar moreno y la sal, mézclalos y añade la mantequilla, que esté entre temperatura ambiente y fresca, cortada en cubitos. Ve mezclando con las manos, estrujando y combinado los trozos de mantequilla con los ingredientes secos entre los dedos, para generar como pedazos de galleta, migajas, irregulares, más o menos grandes.
  2. Agrega la avena y las almendras laminadas y distribúyelas por la masa.


MONTAJE y HORNEADO

  1. Reparte el crumble por encima de los arándanos que habías reservado. Mantén trozos de diferentes tamaños, después del horneado será delicioso encontrarte trozos gorditos de galleta crujiente. Brutal.
  2. Hornea a 175°C durante unos 55-60 minutos o hasta que la galleta esté dorada por encima. Saca a una rejilla para dejar que atempere un poco.
  3. Puedes comer tu crumble de frutas, caliente, templado, frío o como se te antoje. Acompáñalo con helado, nata montada, yogur griego, encima de un árbol o en una hamaca en la playa. Te va a gustar de cualquier manera. Garantizado.
  4. ¡A DISFRUTAAAAR! Y recuerda que lo más importante no es lo que se comparte, sino con quién. ¡COCINAR ES AMAR!

Notes

  1. Ajusta la cantidad de fruta y galleta como más te guste. Prueba y ve encontrando el equilibrio que te enamore. A mi me encanta esta proporción, pero Mr.X, por ejemplo, que se pirra por la galleta, la prefiere a la parte de la fruta. ¡No es listo ni na´! Igualmente ajusta las cantidades al tamaño de molde que utilices.
  2. Consérvalo a temperatura ambiente, en un envase hermético (no cierres este envase hasta que haya perdido el calor, la condensación puede hacer que la galleta se reblandezca), 4 o 5 días. Si va a pasar más tiempo o vives en un sitio en el hace mucho calor, guárdalo mejor en la nevera.
  3. Ve arriba, a la sección El Truco del Almendruco, para más consejos e ideas para tunearlo.

Si haces esta delicia etiquétame @La_Caranola en Instagram y/o utiliza el hastag #LaCarañola

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Skip to Recipe