fbpx

Mermelada de tomate

Posiblemente la más versátil y sorprendente. ¡Ole ahí!

Con dulce, en un desayuno rico sobre un pan caliente con mantequilla, con salado, acompañando unos quesos en una cena con amigos… Siempre funciona y es fa-ci-lí-si-ma. Posiblemente la MERMELADA DE TOMATE sea la más versátil y sorprendente que te puedas encontrar. ¡Ole ahí!

Mermelada de Tomate Conserva Jitomate Casera Receta La Carañola
Ruth-Cabeza-Carañola

Me flipa que estés aquí tanto como bailar en sueños con Patrick Swayze. Ajá, de ti sé que te gustan los dulces. Tú vas viendo que yo soy un poco freaky.
Si quieres saber más, pincha: ¡ole!

Si algo me gusta de la repostería y de la gastronomía en general, además de que Cocinar es Amar (mi lema máximo), es que nos acerca de la misma manera a la tradición y a la vanguardia. Soy muy feliz viendo cómo siempre hay algo por descubrir, por experimentar, por crear. Pero también amo, AMO, volver a la sencillez y a las lecciones de las abuelas. Mi abuela Nati siempre hizo mermeladas y conservas de todo tipo, igual que sigue haciéndolas mi madre, así como sigo elaborándolas yo. Este es un homenaje a nuestras costumbres y al Amor que nos inculcan.

RUTH DISECCIONA LA RECETA DE LA MERMELADA DE TOMATE

SABOR: elegante, profundo, dulce y sorprendente. Puede comenzar recordándote a una salsa de tomate, solo en un primer momento, pero pronto descubres un abanico de matices que te sorprende y hace sonreír. Mucho, un sabor con el que sonríes mucho.

TEXTURA: delicada, untuosa, muy agradable.

DIFICULTAD: no sé si es más fácil hacerla o terminar con el bote en una sentada. Dejaré que decidas tú. ¡Jijijijiji!

CURIOSIDADES: el nombre original del tomate es tomatl y procede de la lengua azteca náhuatl. Significa algo así como “fruto gordo de agua”. Hernán Cortés lo trajo a Europa en el siglo XVI, tras la toma de la ciudad de Tenochtitlán en 1521. Esta era la capital del Imperio Azteca, ubicada en el Valle de México, en lo que ahora es el centro de la Ciudad de México.

Recuerdo a mi abuela haciendo esta MERMELADA DE FRESA, un clásico que nunca falla, con las fresitas de la huerta del pueblo, esas mismas fresas silvestres que cultiva mi madre en su jardín y con las que sigue haciendo conservas que son el regalo perfecto en cualquier ocasión. Cuando voy de visita me encuentro botecitos de fresa, moras, ciruela, y todas las frutas que encuentra a su paso, en la maleta al llegar a casa. ¡¡Y qué feliz me hace!! Si mi abuela viera estas dos, mi MERMELADA DE NARANJA y mi MERMELADA DE LIMÓN, se sorprendería y alegraría por la audacia. Abu Nati, mamá, gracias por regalarme estas costumbres. ¡¡Os amo!!

GALERÍA BRICOMANÍA PARA HACER MERMELADA DE TOMATE

Toma, toma tomate.
No tengo un yate, pero voy a tu rescate.
Me late, mi cuate.
¡Ja me mate!
No creas que vivo solo yo de chocolate.
¡Nah, ni de broma!
Tomo tomate como pa´ darme un diploma.
Toma, toma tomate.
Diurético, digestivo, laxante y antioxidante.
¡Ole ahí!

Mermelada de Tomate Conserva Jitomate Casera Receta de La Carañola

Mermelada de tomate

Yield: 400 g
Prep Time: 15 minutes
Cook Time: 1 hour
Total Time: 1 hour 15 minutes

Posiblemente la mermelada de tomate sea la más versátil y sorprendente. Con dulce, con salado, siempre funciona y es facilísima. ¡Ole ahí!

Ingredients

  • TOMATES, yo usé 600 g. Las mejores variedades son de bola o redondo, pera, raf y kumato (carnosos y maduros, ole ahí)
  • AZÚCAR, entre 300 y 400 g (1 y 1/3-2/3 tzs), revisa las notas para variar esta cantidad
  • JUGO DE LIMÓN, 30 ml (2 cdas)
  • AROMATIZANTES al gusto. Yo no le puse en esta ocasión, pero funciona de maravilla con canela, clavo, cardamomo, jengibre, pimienta o hierbas como albahaca, menta, tomillo o romero
  • TARROS DE CRISTAL, limpios y secos, con tapaderas de metal que cierren y sellen perfectamente

Instructions

    1. Lava muy bien los tomates y sécalos.

    2. Trocéalos en trozos medianos o pequeños: cortalos por la mitad, quítales los pedúnculos y, si es necesario, la parte blanca que vaya unida a ellos. No hay necesidad de quitarles la piel o las semillas, ya que se eliminará cuando colemos la mermelada al final. Corta cada mitad en 3 o 4 partes, y éstas en otras 3 o 4 partes más.

    NOTA TRUCO DEL ALMENDRUCO #1: antes de trocearlos también podrías pelarlos. Aunque, como al final de esta receta cuelo la mermelada para quitarle las pepitas, omití este paso porque con ello también retiramos las pieles. Pero puedes pelarlos haciéndoles un corte en cruz en el culete y escaldándolos en agua hirviendo durante un minuto. Después pásalos por agua fría y verás que después la piel sale facilísimamente. Pronto te comparto un vídeo con este truco.

    3. Pon los tomates troceados, el azúcar, el jugo de limón y los aromatizantes, si has decidido añadir alguno, en una olla mediana o grande, dependiendo de la cantidad que vayas a hacer. Lleva todos los ingredientes a ebullición y luego baja a fuego medio o medio-bajo, según vayas viendo para que no te salte y te queme. Remueve de vez en cuando. Ahora solo es cuestión de esperar con paciencia y decirle cosas bonitas y cantarle alguna copla para que salga deliciosa. Tranqui, aunque no entones nada te va a quedar de vicio también.

    6. La cocción de la mermelada varía según la cantidad de fruta que utilicemos. En mi caso tardó alrededor de 60 minutos. Siempre te digo que calcules más por la apariencia que por el tiempo, pero ese es el estimado. Hay que esperar a que se evapore la mayor parte del líquido y los trozos se vayan confitando y disminuyendo de tamaño. Hacia el final puedes ayudar, además de removiendo, dando como golpecitos, aplastando los trozos de tomate. Recuerda que las mermeladas se vuelven más densas y espesas cuando se enfrían, ¿ok? Por eso al principio del vídeo la ves relativamente líquida. Una vez se estabiliza también se densifica.

    NOTA TRUCO DEL ALMENDRUCO #2: es posible que hacia en algunos momentos de la cocción salga algo de espuma. No hace falta que la retires, sigue removiendo y cocinando normalmente. Eventualmente se va y queda la textura que ves en las imágenes.

    NOTA TRUCO DEL ALMENDRUCO #3: si utilizas especias puede quedar un color más ocuro y algo menos de brillo. Es normal, las partículas se disipan en la mezcla y enturbian un poco el tono.

    7. Cuela tu mermelada para que descartar las semillas y pielecitas de tomate. Después de este paso ya quedará una consistencia bastante fina, pero incluso podrías triturarla. Yo prefiero no hacerlo y que quede algo de textura.

    NOTA TRUCO DEL ALMENDRUCO #4: si quisieras que quedasen más tropezones de tomate deberías comenzar la receta escaldando y pelando los tomates y cociéndolos sin la pulpa interior que contiene las pepitas para no tener que colar la mermelada ahora al final. De manera que no tendrías que colarla y podrías mantener una textura menos fina.

    8. Una vez tengas lista tu mermelada ve llenando con ella aun caliente tus tarros de vidrio. Debes tenerlos ya perfectamente limpios y secos. No los llenes al máximo, deja como medio o un centímetro de aire y cierra muy bien con las tapas. Asegúrate de usar tarros de cristal con tapas metálicas que sellen perfectamente al cerrarse. Puedes conservar así tu mermelada de 2 a 3 meses en la nevera. Para que te dure más hay que hacerle el vacío a los botes.

    TRUCO DEL ALMENDRUCO PARA HACER EL VACÍO
    Así se ha hecho toda la vida en mi familia, pon los tarros de pie dentro de una olla y llena la olla de agua hasta que los cubra por lo menos dos o tres dedos. Entonces lleva la olla al fuego. Cuando el agua comience a hervir cuenta 20 minutos. Pasado este tiempo, apaga la olla, deja los tarros dentro del agua caliente y, cuando el agua ya esté a temperatura ambiente, sácalos y sécalos. Ya están listos para que los guardes en un armario o donde acostumbres, sin necesidad de frío. Si tus tarros cierran bien y has hecho correctamente este proceso, tu botes de mermelada deberían conservarse a la perfección hasta por años. Aunque suele aconsejarse que se consuman hasta en un año y medio. Pero te digo que en mi casa hemos descubierto mermeladas olvidas por años que estaban impolutas y sabían a cielo abierto.

    9. Disfruta tu mermelada tanto en preparaciones dulce como saladas, sobre pan con mantequilla o queso, sobre scones y galletas, con carnes rojas, pescados, con Amor, como la has hecho, como todo lo que haces. Te quiero. Gracias por leerme.

Notes

1. Sí puedes hacer esta mermelada con el edulcorante de tu elección. Utiliza la proporción que marque el fabricante de la marca que uses respecto al azúcar.

2. Como con todas las mermeladas, la cantidad de azúcar que agregues va a tu elección. Las comerciales suelen llevar el mismo peso de fruta que de azúcar, o más. Un horror, vaya... Yo prefiero una mermelada menos dulce, pero depende de tu gusto personal y de lo madura que esté la fruta que escojas. Cuanto más madura, más dulce naturalmente y menos azúcar añadida necesita. Ante la duda, utilizo la mitad del peso de la fruta en azúcar.

3. Si eres fan de las mermeladas no dudes en darte un paseo por mi MERMELADA DE FRESA, mi MERMELADA DE NARANJA y mi MERMELADA DE LIMÓN. ¡¡¡Uffff!!!

Si haces esta delicia etiquétame @La_Caranola en Instagram y/o utiliza el hastag #LaCarañola

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Skip to Recipe